MEDICOS Y BOTICARIOS PUNTANOS DE ANTAÑO Jesús...





MEDICOS Y BOTICARIOS
PUNTANOS DE ANTAÑO

Jesús Liberato Tobares

(Año 1994)


INDICE

PALABRAS PRELIMINARES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
La Primera Noticia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
Los Primeros Médicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Médico Prisionero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Remedios y Curanderos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Dr. Feliciano Trinidad Barboza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Dr. Carlos Juan Norton. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Dr. Armando Coussinet. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .12
Cólera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Los Primeros Boticarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13
El Hospital. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15
Dr. Salomón Stern. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Dr. Ejea Martínez. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Mr. Rovere. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17
Dr. Agustín Vila . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Dr. Hugo Pieruccet i . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Dr. Cornelio Pérez. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Defunciones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Cólera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
El Consejo de Higiene. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21
Connotaciones de un pleito. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Otros Médicos Puntanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Boticas Y farmacias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .24
Droguería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Galenos y Boticarios del Interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .27
Departamento La Capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Departamento Pringles. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Departamento Pedernera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

Departamento Chacabuco. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Departamento San Martín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29
Departamento Junín. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Departamento Ayacucho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Departamento Belgrano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
Departamento Gobernador Dupuy. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .34
Odontología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Veterinaria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .35
Pulperías y Almacenes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
VILLA MERCEDES
Dr. Pedro Oden. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .37
Dr. Pompeyo Mestre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Dr. Braulio Dolores Moyano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .38
Dr. Carlos Alric. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .39
Otros Médicos Vil amercedinos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .39
Cólera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Boticas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Farmacias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .40
Colofón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41








PALABRAS PRELIMINARES


Invito al ocasional lector a volver brevemente a un tiempo en que el médico fue perito

de dolencias físicas y espirituales, psicólogo y sacerdote, consejero y padre; y el
diagnostico un vuelo metafísico más cerca de la adivinación que de la realidad
objetiva.
Eran otros tiempos, otros los medios que el médico disponía para cumplir su misión:
sin radiografías, ni análisis, ni diagnósticos computarizados.
Pero eran las mismas angustias, los mismos dolores y el mismo profundo reclamo
aferrándose al último aliento de la vida.
Aquel os médicos de antaño curaban hombres, no órganos ni enfermedades; el
hombre en su colosal magnitud existencial.
Aquél os fueron los tiempos del médico humanista, que humildemente se acercaba a
la angustia de su hermano porque sabía que la medicina no es una ciencia abstracta
sino un servicio del hombre para el hombre.
Ha pasado el tiempo y ha l egado la medicina estrictamente científica, rigurosamente
tecnificada, donde se borran los últimos vestigios de un humanismo solidario
proscripto por la satánica robotización del hombre.

Soy abogado y no estoy capacitado para entender desde mi pobre zoológica
perspectiva, porqué cuando un ser querido se acerca a los umbrales de la muerte, es
condenado sin ser oído al bárbaro aislamiento de lo que hoy se l ama “Terapia
intensiva”.
No puedo entender la vida (y por eso no entiendo la muerte), sin la fraterna compañía
de mis congéneres, fundamentalmente de los de Dios puso a mi lado para emprender
esta misteriosa aventura de vivir.
Tampoco puedo entender porqué debe l amarse “charlatanismo” a la actitud de quien
se pregunta que es un enfermo. Sobre todo cuando se tiene en claro que detrás del
enfermo hay un hombre; el hombre que no sabemos todavía qué es pero que
presentimos no podrá ser nunca un objeto cuantificable. La cuantificación y la
abstracción están quitando a la vida humana la esencia primaria.
Por eso no nos importa ahora que Don Alejandro Olses o Don José Quinto
Ghirardot i, modestos médicos de mi aldea, curaran también con su consejo paternal
y su palabra buena, porque hoy la computadora se ha arrogado la facultad de pensar
por nosotros. Y porque además la computadora hace tales “milagros” que el gesto de
aquel os hombres de dar de sus escasos bienes los medicamentos para que sus
desvalidos pacientes se curaran, no tiene hoy ninguna significación.
No estoy diciendo que el ejercicio profesional del médico debe entrar en el ámbito de
la gratuidad. Más aún, creo que el médico debe ser retribuido no sólo mediante el
honorario sino también en la consideración social y en la gratitud de la gente, porque
mezquina compensación es la que se tasa sólo en dinero.
Tremendos dilemas han preocupado al médico de todos los tiempos: ¿Dónde termina
la vida y dónde comienza la muerte?. ¿Es lícito y ético engañar al paciente frente a
una patología irreversible? ¿Hasta dónde es admisible recurrir al placebo en las
pruebas de doble ciego? ¿El médico debe permanecer fiel toda su vida,
ortodoxamente fiel, a las enseñanzas de su facultad?.
Cada uno resolverá su dilema como un profundo e intransferible acto de conciencia.
Pero sin olvidar los humildes orígenes pues en un tiempo, verbigracia, la hoy
prestigiosa cirugía fue subalterno menester de barberos.
Conocí una médica que palpaba el abdomen del paciente con la punta de su lapicera.
Creo que es una falta de respeto a una criatura de Dios.
Estas pobres páginas que ahora comenzará a recorrer el lector no reconstruyen una
historia ni descubren una perspectiva original.
Están hechas de viejos trajines olvidados y han sido hilvanadas con sentimiento de
gratitud.
Decía Jorge Orgáz, eminente médico cordobés ya desaparecido: “Cuando se vela el
sueño de un enfermo grave, suele verse que duerme con los ojos entreabiertos y que
los globos oculares se van, en una especie de fuga lánguida, al confín de los
párpados. El sueño suele parecer, entonces, para quien observa desde el rincón de
una angustia, el anticipo y la eminencia de la muerte. “Se está yendo”, se piensa. Y es
que en los ojos de los enfermos graves el sueño tranquilo, muy tranquilo, puede ser el
alba de la muerte que l ega o el alba de la vida que vuelve”.
Como el médico que vela en la cabecera del paciente, desde nuestra angustia
existencial pensamos que aquel tiempo de la fraternidad y la caridad bien entendida
“se está yendo”. Nos lo dicen claras manifestaciones del monetarismo que ha
invadido todos los ámbitos profesionales y la deshumanización de la vida en su más
alta expresión. Es la muerte que l ega.

Pero al propio tiempo los gestos de solidaridad, de modestia abnegación que los
médicos nos entregan todos los días, sostienen firmemente la espereza. Es el alba de
la vida que vuelve.


San Luis, Primavera de 1994.
Jesús Liberato Tobares.







La Primera Noticia




El 15 de marzo de 1737 el Alcalde Ordinario de Primer Voto de la ciudad de
San Luis Don Juan Vidal Olguín, es l amado por Doña María de Adaro para que
concurra a su domicilio.
Allí encuentra herido al español Don Antonio de Salas y Baldes. Le manda
descubrir la espalda donde estaba herido de una puñalada. Hace reconocer la
herida “con dos señoras de buena posición y fama que lo curaron y asimismo
con cuatro testigo que se hallaban presentes…”
El heridor fue el portugués Sebastián Tijera de Acuña.
“Lo que reconoció en la dicha herida fue que es peligrosa y que resuela por
el a el dicho herido y es de el anchor de los dedos atravesados sobre el as, y
habiendo preguntado había herido dijo que con un cuchil o flamenco cabo de
palo, el cual bistolo por mi los testigos que se halaron presentes cuando se dio
la puñalada entre la espaldil a y el espinazo en que se reconoce que fue
traición y en la punta de la dicha herida se al á una punta de un huesito que
parece punta descostil o o del hueso de el espinazo preguntando el modo de la
pendiensia o la diferencia que ocasionó este suceso dijeron que el herido y el
malhechor habían tenido alguna cota diferencia sobre un rol que estaban
jugando los dos y que sobre esto juro el dicho malhechor que había de matar al
que después dentro de instante y rió”1.
Sebastián Tijera de Acuña se refugió en el Convento de Santo domingo, por lo
que se dio intervención al padre vicario Don Joseph de Quiroga Sarmiento a
fin de que entregara al reo a la justicia para su procesamiento.
Un tal Victoriano curó al herido en los primeros días.
Por esos servicios se le dio a Victoriano un poncho, la chupa y cabezones
pertenecientes a Tijera de Acuña, embargados a tal efecto.
El reo (que era peluquero) se fugó de Santo Domingo y con el o se cer ó la
causa.

1 “Actas Capitulares de San Luis”, t. I, Pág. 215 y sig. acta del 3-3-1737-Academia Nacional de la
Historia – Bs. As. 1980.

Esta es la más antigua noticia que tenemos en la jurisdicción puntana referente
al ejercicio de la medicina.




Los Primeros Médicos

El 9 de diciembre de 1764 el Alcalde de Primer Voto de la ciudad de San Luis,
Maestre de Campo Don Simón Becer a levanta una información sumaria a fin
de esclarecer los hechos donde Cayetano Obrador resultó herido por Basilio
Gorosito.
En tal oportunidad Obrador fue examinado por Don Sebastián de Paiva quien
en ese momento “ejerce el oficio de cirujano”.
Transcurren varios años y recién en 1807 tenemos otra noticia sobre esta
materia. El 14 de junio de ese año Rodrigo de Sosa hace reconocimiento del
cadáver de Doña Bibiana Cabezas madre del regidor Don José Gonzáles
Pena. Rodrigo de Sosa había sido reconocido por el Cabildo de Mendoza como
sangrador de profesión y maestro mayor de Flebotomía.
En 1809 actúan como médicos en San Luis un Dr. Peñaloza y Mariano de
Zúñiga; en 1814 Juan Manuel Uriarte y en 1822 Joaquín Mortiño que era
cirujano y oficial del ejército.
De esa época tenemos otra noticia dejada por un sobrino de Don Juan Martín
de Pueyrredón, l amado Alejandro Pueyr edón que alcanzó el grado de Coronel
y que acompaño a su tío Juan Martín y a su padre Don José Cipriano, en el
destierro de “La Aguadita “.
Alejandro Pueyrredón da noticia del entonces médico en San Luis, Manuel
Frigolé, que fal eció en esta ciudad en diciembre de 1815. Dice aquél en sus
memorias: “Entre las personas que se presentaron una de el as fue el médico,
único que había en aquel a ciudad. Llamábase don Manuel Frígole natural de
España, de Sanlúcar de Bar ameda, Provincia de Andalucía. Había sido, según
su propia relación, práctico de las costas de Cantabria 18 años, y cansado de
la vida de mar, se quedó en América, en uno de sus viajes, y vino a
establecerse en San Luis donde casó y tenía numerosa familia, abrazado la
profesión de médico, como podría abrazar la de zapatero.
Eran tantos los disparates que hablaba, en sus visitas diarias mi tío se
entretenía en tener un papel por delante y apuntar los desatinos, y hubo día
que llenó un peligro entero. Decía lengua por lengua, estómago por
estómago… Refiriendo una vez un naufragio de que había sido testigo, decía
que al doblar el Cabo de filipusterri (por Finisterre) venían cuatro fragatas y tres
de ellas decía, sufragaron a mi vista”. 1
“Se había empeñado con mi tío para que le encargase a Buenos Aires una caja
de cirugía, que nunca la encargó, diciendo que no quería ser cómplice de los
asesinatos que iba a hacer con ella el doctor Frígole”.2
A comienzos del siglo pasado, fueron numerosos los casos en que las
funciones propias del galeno fueron desempeñadas en el territorio puntano, por
particulares que carecían de título habilitante para ejercer la medicina. Es
verdad que no escaparon a esta regla los curas y jueces de Paz que además
de sus funciones de desfacer entuertos y endilgar alma descarriadas, debieron,

y nada menos que por mandato de Su Majestad el Rey, desempeñar funciones
de obstetras.







1- “Memorias de la patria nueva”, selección, presentación y notas de Aldo Jorge Pérez y
Guillermo Ara, Págs. 61 y sig. Eudeba, Bs. As. 1966.
2- Ibídem.
En nuestro repositorio oficial se conserva un importante documento que
contiene las intrusiones impartidas directamente por el rey de España a los A
comienzos del siglo pasado, fueron numerosos los casos en que las funciones
propias del galeno fueron desempeñadas en le territorio puntano, por partículas
que crecían de título habilitante para ejercer la medicina. Es verdad que no
escaparon a esta regla los curas y jueces de Paz que además de sus
funciones de deshacer entuertos y endilgar almas descarriadas, debieron, y
nada menos que por mandatote su Majestad el Rey, desempeñar funciones de
obstetras.
Curas pár ocos y jueces de Paz acerca de la forma de realizar la operación de
cesárea.1




Médico Prisionero


Con los prisioneros realistas tomados en Chile por el General San Martín, l ega
en 1818 el cirujano José María Gómez.
Este médico gozaba de muy especial privilegios. Las relaciones que mantenía
con sus connacionales se limitaban, al parecer, al aspecto estrictamente
profesional.
Cuando los españoles confinados en la ínsula puntana se sublevan el domingo
8 de febrero de 1819, el Dr. Gómez no tiene participación en la asonada.
Veamos lo que sobre el particular dice Mitre: “Poco antes del asalto del cuartel
presentábanse a la puerta de la casa del teniente gobernador – que se hallaba
situado en una esquina de la plaza - Carretero, Morgado y Morla, solicitando
una audiencia, que les fue concedida en el acto. Al entrar en su despacho, lo
encontraron en compañía de su secretario, el Capitán de Milicias Manuel
Rivero, y el Dr. José María Gómez, médico español confinando, de
temperamento tan tímido, que por no comprometerse intimando relaciones con
sus compatriotas enfermos, les tomaba el pulso sin apearse de su mula (según
confesión propia), por lo que había sido reprendido por Dupuy, al recomendarle
los asistiese con más cuidado.

1 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 9, documento 1403, 13-4-1804.

Después de cambiar saludos, Car etero, sacando un puñal del pecho se
precipita sobre Dupuy, quien con un golpe violento le hace saltar el alarma de
la mano.
Atacado por Morgado, hombre corpulento y de fuerza hercúlea, lo rechaza de
un puñetazo.
Acude Morla, y entre los tres lo derriban al suelo, sin herirlo, lo que prueba que
no querían atentar contra su vida. En esos momentos aparecen Ordóñez y
Primero de Rivera, seguimos por sus ordenanzas que traían al soldado que
guardaba la puerta, la que por precaución dejaron cer ada. Pero antes de
entrar, habíanse encontrado con el médico Gómez y el Capitán Rivera, que
salían dando gritos de alarma, recibiendo este último una puñalada que le
asestó Burguillos por la espalda1.
En términos similares se refiere a la cuestión Gilberto Sosa Loyola: “Ordóñez,
Carretero, Primo, Morla y Morgado se dirigieron a casa del gobernador para
apresarlo; sin embargo, ellos hacían reposar el éxito sólo en la toma del
cuartel, para obrar recién contra la persona de Dupuy, para lo cual aguardaban
una señal de tambor, pues el cuartel sólo distaba una cuadra escasa.
He aquí otro síntoma evidente de la falta de decisión de los dirigentes.
No se escuchó nunca esa señal y en la incertidumbre de los minutos mortales,
Carretero inició el atentado contra Dupuy. El médico Gómez entre tanto, logró
escapar y salió a la cal e dando voces de “que mataban al gobernador”. Este
sujeto era español, desde días atrás, temiendo compromiso con sus
compatriotas les tomaba el pulso sin bajar de la mula, cuando le solicitaban sus
auxilios profesionales, por lo que Dupuy mismo lo reprendió”.2
En esas críticas circunstancias el Dr. Gómez se refugió en la casa de Don
Agustín Palma y en el proceso que se sustanció como consecuencia del
levantamiento, resultó absuelto.
Seguramente que en alguna medida el Dr. Gómez inspiraba confianza a las
autoridades locales. Tal circunstancia unida a la necesidad de prestar auxilio
médico al General San Martín, hace que en agosto de 1819 el Cabildo de San
Luis por sugerencia del Alcalde Don Justo José Gatica, disponga que el
Teniente Gobernador Vicente Dupuy concurra con el Dr. Gómez a la ciudad de
Mendoza a cooperar en el restablecimiento de la salud de San Martín que se
encuentra gravemente enfermo.3






Remedios y Curanderos




1 “Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana”, págs. 445/446- Edit. Anaconda, Bs. As.
1950.
2 Autor citado “Pringles- Retazos de vida y tiempo”, pág. 106- Bs. As. 1947
3 Acta de Cabildo de San Luis, 30-08-1819.

Con fecha 14 de enero de 1818, Don José Pedernera desde El Mor o pide a
Dupuy se autorice al Pbro. Don José Castro “que por su inteligencia y la
necesidad que padecemos en este lugar de hombres que tengan alguna
inteligencia para hacer algunos medicamentos me venga a asistir”.
Mil ochocientos treinta y cuatro es un año de peripecias para quienes tienen
que defender las poblaciones puntanas del ataque de los indios.
Con fecha 27-6-1834 Don Pablo Lucero desde El Morro comunica que hay
incendios en los campos y que la escarlatina asola su campamento. Da noticias
de soldados heridos y enfermos.1
Eran tiempos en que se carecía de medios para el cuidado de la salud y había
que recurrir al curandero que administraba remedios elementales.
Desde el Campamento del Morro, Don Pablo Lucero cursa aquel año una
comunicación en la que le dice al gobernador de la provincia: “hal ándose el
que firma con ocho individuos enfermos gravemente en el escuadrón de su
mando hizo comparecer al curandero Feliciano López para que reparase de la
salud de éstos, quien a más de ser tan antiquísisimo ya cuasi pasado de su
edad, sordo y muy destenuado, no se encuentra medicinas con que poder
hacerles la más mínima diligencia aguardientes se buscó diciendo para
despasmar hinchazones infladas y no se ha podido encontrar en parte
alguna”…2
Hace notar que dos enfermos están “desechos abajo al perder el miembro…”
“…otros dos roturas en el pecho, fístolas viejas que se han echado a perder
nuevamente”.
Para nuestra mentalidad modernista resulta realmente inverosímil que en
aquellos tiempos ni siquiera aguardiente fuera posible conseguir para utilizarlo
como remedio. Y seguramente de esas repetidas circunstancias habrá nacido
la expresión “ni para remedio”, tan común en el habla del paisano de San Luis.
Más suerte tuvo Francisco Caimo en 1844 pues un expediente criminal de
aquellos tiempos da cuenta que el nombrado se lavó la mano herida con
aguardiente y se la ató con un pañuelo.3
Por otro documento de 1837 Don Pablo Lucero comunica que dos oficiales
enfermos, Capitán Isidro Alaniz y Tte. 2º Juan Facundo Carmona, por carecer
de médico en Renca se presentarán al gobierno pidiendo auxilio para reparar
su salud.4
Al año siguiente Don Pablo comunica el fallecimiento del soldado Rafael Sosa,
enfermo de viruela.5
El 15 de febrero de 1868 desde Villa Mercedes el Coronel Iseas pide un
médico o un curandero y medicamentos para combatir la viruela. Dice que ha
establecido el lazareto pero por ahora los enfermos sólo se curan con hierbas.



Dr. Feliciano Trinidad Barboza



1 Archivo Histórico de S. Luis, Carpeta Nº 55, documento 5376, 27-6-1834.
2Archivo Histórico de S. Luis, Carpeta Nº 54, documento 5191, 8-2-1834.
3 Archivo General de S. Luis-Criminal Año 1844 Nº 3.
4 Archivo Histórico de S. Luis, Carpeta Nº 73, documento 6785, 15-5-1837.
5 Archivo Histórico de S. Luis, Carpeta Nº 78, documento 7260, 16-7-1838.



En la primera mitad del siglo XIX actúa en San Luis, el Dr. Feliciano Trinidad
Barboza (cirujano), hombre de bien ganado prestigio pues además de ejercer
funciones de galeno tuvo destacada actuación en la vida cívica de la aldea de
entonces.
El 21 de agosto de 1829 firmó juntamente con otros honorables vecinos de San
Luis una enérgica intimación al gobernador delegado Calixto María González
instándolo a deponer el mando y l amar a elecciones.1
Fue el primer presidente de la Legislatura de San Luis, elector de Presidente y
Vicepresidente de la Nación en 1859 y gobernador interino por un brevísimo
lapso en 1867 al delegar en él sus funciones el Gobernador Don Justo Daract.
Murió en la epidemia de cólera en 1868.
En 1838 lo encontramos actuando en un proceso criminal donde Dorote
Calderón hiere al chileno Crespín Sambrano. El arma empleada es un cuchil o
y la herida sobre la ceja izquierda, de dos pulgadas de largo, hasta el hueso de
profundidad y con abundante hemorragia según el informe del Dr. Barboza.
A Fs. 21 del expediente, dicho facultativo presenta una “Planil a de gastos
serios en la curación del herido Sambrano en medicina y asistencia”:


“Por certificado de la herida
y primera curación $3
Por 4rs. Ilar de To $4
Por 6rs. Bálsamo Copayba $6
Por 4rs. Bálsamo Arceo $4
Por 19 visitas de curación
a 2 y medio rs. $5 7

$10 5
San Luis, abril 3 de 1838
Feliciano Trinidad Barboza”


En el mismo expediente (Fs. 20) existe otro importante documento para
nuestros fines. Se trata de una planilla de gastos ”Ocasionados por mi peón
Crespín San Brano en su curación y asistencia en mi casa hasta su completa
salud”.
“Por 12 días de asistencia
y atención a uno y medio rs. $2 2
Por una vara de lienzo para
vendas y un vaso que
quebraron la noche que
lo trajeron a mi casa $1

Suma lo dicho $2 4

San Luis, abril 3 de 1838

1 Núñez y Vacca, “Historia de San Luis”, t I , págs. 331/ 333- Edit. Godeva, San Luis, 1968.

Isidro Capdevilla”


Obsérvese esta última cuenta que a la luz de la matemática actual no parece
del todo exacta.
La pelea entre Calderón Y Sambrano se produjo frente a la pulpería de Don
Santiago Francisco Laborda que también tenía her ería. 1
Volviendo al Dr. Barboza digamos que en su juicio sucesorio encontramos los
siguientes recibos:
“Por una junta médica $5
Por una visita a 2 medios $2

$7
San Luis, diciembre 14/ 1868

E. Lesage”


Don Trinidad Barboza a Leonard Tiffoines


Debe

6 píldoras $.75
1lavativa $.38
1 linimento $.50
bebida $.75
agua de alquitrán $.37
lino $.75
$ 3,50.


Don Fco. Barboza al Dr. Carlos Juan Norton por mi asistencia médica a su
Padre Dn. Trinidad Barboza ya finado:

“Por 6 visitas $5
Por una consulta $5

Por una visita de junta $10

San Luis, diciembre 20/1868

Carlos J. Norton”



Además figuran en el inventario, las partidas y bienes que seguidamente
puntualizan:

1 Archivo General de San Luis-Criminal año 1838, Nº 5.

“58.- Un libro de medicina
curativa por Mr. Le Roien $0,50
84.- Una llave de sacar muelas
con dos dientes de repuestos $8
85.- Un calificador con
tres ventoseras $10
86.- Una jeringuita para
inyecciones $0,25
87.- Cinco lancetas en
buen uso; todas en $ 0,25
88.- 4 frasquitos de medicina
que contienen sulfato de
quinina, ácido de limón, yoduro
de potasa y esencia de enebro $2,” 1







Dr. Carlos Juan Norton



Por Don Juan W. Gez tenemos noticia de otro médico en San Luis 1863. En la
noche del 12 de enero –dice el nombrado historiador- el Coronel Sandes fue
herido de una puñalada al retirarse de la casa del gobernador Barbeito. Un
individuo que lo esperaba oculto detrás de una pila de ladrillos, colocada sobre
el cordón de la vereda por donde debía pasar, y al acercarse al Coronel
Sandes, se levantó de súbito, clavándole el puñal en el costado derecho y
emprendió la fuga al amparo de la densa oscuridad. El mismo Sandes se
extrajo el puñal, y conteniendo con la mano la abundante hemor agia de la
herida, se encaminó a su alojamiento adonde poco después el Dr. Norton le
hizo la primera cura” 2 Y más adelante agrega: “Intertanto, de Mendoza vino el
Dr. Edmundo Day quien con el Dr. Norton, le practicó una operación al herido
para extraerle la punta del puñal, que tenía clavada en una de las vértebras,
hecho lo cual el enfermo se restableció rápidamente y se puso en marcha para
Mendoza, en compañía del Dr. Day. En el pueblo era creencia general que el
puñal estaba envenenado y que el ter ible azote, y perseguidor de los
montoneros, no tardaría en sucumbir. Sandes completó sus 53 heridas, de las
cuales se mostraba tan orgulloso”.3
El 25 de julio de 1869 desde el Fortín Chalanta el ayudante Mayor Don Juan
Varela despacha un chasque pidiendo con urgencia un médico para atender a
los soldados heridos en un combate con los indios. Allá va el Dr. Norton y
desde Chalanta hace pedir media libra de resina, una botella de licor barraca,

1 Archivo General de San Luis- 2Feliciano T. Barbosa- Inventario” nº 30, año 1871.
2 Autor citado “Historia de la Provincia de San Luis” , t. I , pág. 182 – Edit. Weiss y Preusche, Bs. As.
1916
3 Ibídem, pág. 183.

seis libras de azúcar blanca dos botel as de vermouth y una libra de chuño. El
Dr. Norton permaneció cinco días en el Fortín Chalanta.



Dr. Armando Coussinet



En 1865/ 1867 era médico de policía el Dr. Armando Coussinet.1
En abril de 1867cuando se produce la batalla de San Ignacio, el Dr. Cousinet
está al frente de los hospitales de sangre asistido por el boticario Don Severo
Gutiér ez del Castil o, y el 21 de mayo viaja a Mendoza acompañando a varios
heridos graves.
En 1868, con motivo de la epidemia de cólera, integra la Comisión de Socor os
Dr. Pablo Saravia, Don Mauricio Daract, Don Juan Barbeito, Don Rafael Bilbao
y Don Severo Gutiér ez del Castil o. Presidía la Comisión Don Justo Daract.
El Dr. Armando Coussinet conjuntamente con Don Mamerto Gutiér ez realizó
en 1868 las tareas de delineación de la Nueva Vil a de San Francisco de
Monta de Oro.2
El Dr. Armando Coussinet fue profesor de la Casa Nacional de Estudios, es
decir lo que con el andar del tiempo sería el Colegio Nacional “Juan Crisóstomo
Lafinur”.3



Cólera


A fines de 1867 hay alarma de cólera en Renca4 y no sabemos si con esto se
relaciona un pedido que se recibe de Villa Mercedes.
Desde allí solicitan la remisión de un remedio: Pan Kimagogo5.
“En los primeros días de enero de 1868, aparece las epidemia de cólera en
San Luis, causando la consiguiente alarma por la carencia de recursos para
combatirla. El día 6 de enero murió, en pocas horas, el respetable vecino y
guerrero de la independencia Jacinto Roque Pérez; luego cuatro más y a partir
de ese instante, tomó los caracteres de una verdadera y ater adora plaga. La
población huyó en masa a la campaña, pues de 6.000 habitantes, no quedaron
700 contando entre ellos al gobernador Lucero Sosa, algunos empleados de la
administración y la comisión de socor os, presidida por Don Justo Daract, y de
la cual fue uno de los miembros más activos y abnegados Don Juan José
Boussy.

1 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 172, documento 19394; Carpeta Nº 177, documento del 5-
11- 186.
2 Jesús L. Tobares “San Francisco del Monte de Oro” pág. 6, San Luis, 1978.
3 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 179, documento del 4- 12- 1868.
4 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 177, documento del 27-2-1867.
5 Ibídem, carpeta Nº 177 documento del 5-10-1867.

Formaban la comisión el Dr. Pablo Saravia, M. Daract, J. Barbeito, Rafael
Bilbao, Armando Coussinet y Severo G. del Castillo. Desde el 11 de enero al
16, fue mayor la mortandad; el 14 llegó a 18 defunciones.
Hasta el 20 de febrero, que declinó el flagelo, se produjeron en la ciudad 182
casos fatales, diezmando la reducida población como hemos mencionado. Fue
muy seria tarea la de atender centenares de enfermos que todos carecían, con
el agravante de no haberse contado con un solo médico.
La presencia de ánimo del gobernador, que no se movió de su puesto en aquel
crítico momento, y la abnegación de algunos pocos vecinos, encargados de
suministrar socorros de todo género a los habitantes, contribuyeron en aquel os
días luctuosos. Varios meses después, la ciudad era un desierto, a lo cual
debía agregarse el luto, la desolación y la miseria, causada por la suspensión
de los trabajos y el encarecimiento de los artículos de primera necesidad”1.
La Comisión de Sanidad Pública estaba presidida por el Dr. Pablo Saravia (que
era abogado y desempeñaba aquí funciones de Juez Federal), quien poco
después se retira de la ciudad “desengañado”.2
Hay varios muertos de cólera en El Mor o3 y desde Villa Mercedes piden un
médico o un curandero4.
En Renca la epidemia paralizó el comercio y alejó la población de los campos5.
En Santa Rosa muere afectado de cólera el maestro Don José Rico6.




Los Primeros Boticarios




En la sexta década del siglo XIX aparecen, a través de la documentación
compulsada, los primeros boticarios de San Luis: Alfonso Rollandín, Leonard
Tiffoines y Don Severiano Gutiér ez del Castil o. Este era hombre de acción
pues más tarde lo hemos visto envuelto en pleitos e inclusive oponiendo
contumacia a la autoridad judicial. Antes de ser boticario Gutiér ez del Castil o
ofició de maestro, pues en 1865 tenía a su cargo la escuela del Estado a la que
concurrían 100 niños7.
En octubre de 1859 integra la Comisión Inspectora del Colegio de Beneficencia
de esta capital, y el 20 de julio de 1868 fue designado edil de San Luis.8
Gutiér ez del Castil o proveía, en 1868, medicamentos a la Policía, y durante el
mes de setiembre de ese año suministró medicinas por valor total de $5.25.
Los documentos que prueban este hecho dicen lo siguiente:


1 Juan W. Gez “Historia de la Provincia de San Luis”, t. I pág. 231
2 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 178, documento del 13-1-1868 y del 2-1-1868.
3 Ibídem, Carpeta Nº 178, documento del 1-2-1868.
4 Ibídem, Carpeta Nº 178, documento del 15-2-1868.
5 Ibídem, Carpeta Nº 178, documento del 22-2-1868.
6 Ibídem, Carpeta Nº 179, documento sin fecha.

7Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 243, documento 13624 del 31-5-1856.
8 “El Diario de San Luis“20-7-1978.

“La Intendencia de Policía
a la botica DEBE
Por 8 hojas de receta que en todo el mes de setiembre del corriente año, se
despacharon para los enfermos de Policía, según las recetas que se adjuntan
Cinco pesos 25c. $5.25
San Luis, Octubre de 1868.
Severo Gutiér ez de Castil o
Vo. Bo.
Cordón”

ORDEN Nª 333
“Páguese por Tesorería provincial a D. Severo del Castil o la cantidad de cinco
pesos veinte y cinco centavos que se adeudan por la medicina suministrada a
los enfermos de policía en el mes de septiembre del corriente año. Recójase el
recibo para constancia.
San Luis, octubre 20 de 1868
Lucero y Sosa
Faustino Berrondo”. 1

La otra pieza documental que conocemos es el expediente en la causa seguida
en 1864 a Silvestre López por haber vendido “una medicina indebida”.
Se presenta al Juez del Crimen, Don Cipriano Penna y dice “que su señora
esposa se halla gravemente enferma y a su juicio envenenada a consecuencia
de haber tomado un remedio que le vendió por chuño don Silvestre López”. “El
que compró el remedio fue un niño l amado Mercedes Laconcha”.
El Juez del Crimen Don Víctor C. Guiñazú se dirige al “Profesor de Farmacia
Don Severo Gutiér ez del Castil o” ordenándole revise a la enferma. El
diagnóstico de Castil o es que no hay síntoma de envenenamiento sino “una
ligera gastroenteritis (irritación del vientre y estómago) y principios de tialismo
(irritación de las encías por aplicación del mercurio o sus preparados)
producido todo por la acción de una sustancia que dice haber tomado por
chuño en la noche del día 2 del corriente”. “A juzgar por la fisonomía, el
consentimiento de la presión de la mano sobre el vientre y estómago y el
estado del pulso, creo terminará favorablemente su padecimiento”.
El niño Mercedes Laconcha declara que Pena lo mandó a comprar medio real
de chuño a la botica del Sr. Castillo que encontró cerrada. Fue entonces a la
botica de Rolladín y la señora le dijo que no había chuño y que lo podía
encontrar “en la casa de negocio del finado Abalos, que sin embargo de estar
serrado llamó a la puerta y preguntó a Don Silvestre López si tenía a vender
chuño” y le compró medio real.
El Juez del Crimen entendió “que no siendo farmacéutico el expresado López
no pudo ni debió tener drogas en su casa de negocio para vender al público”.
(Sentencia del 23-11-1864).
Por el dictamen se le pagan a Don Severo Gutiér ez del Castillo $4. La señora
de Pena debió gastar $15 en remedios y $40 en honorarios al médico que la
asistió. No se dice en el expediente quién fue ese médico.2
En 1862 hacen un arreglo Don Severo Gutiér ez del Castil o y Don Valentín
Vargas y se hace mención a $450 que Vargas le debe a Gutiér ez del Castil o

1 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 180 Orden Nº 333.
2 Archivo General de San Luis-Criminal Nº 12 Año 1864.

por medicinas de su botica que desde el año 57 hasta el 61 “estuvieron
llevando para su casa”.1
Con fecha 13 de abril de 1864 Don Severo Gutiér ez del Castil o pide al
gobierno que se le paguen las medicinas y servicios que prestó con motivo del
terremoto de Mendoza el 20 de marzo de 1861.
El 11 de abril de 1867 el Dr. Armando Coussinet cirujano mayor del Ejército
pide que Don Severo Gutiér ez del Castil o, que es boticario práctico, actúe una
hora diaria en los hospitales de sangre debido a la urgente necesidad de
atender a los heridos en la batalla de San Ignacio. El 21 de mayo varios de
esos heridos fueron trasladados a la ciudad de Mendoza acompañados por el
Dr. Coussinet por orden del General Paunero.
Otra noticia referente a este punto la encontramos en el juicio sucesorio de Don
Alejandro Olses que fue maestro en San Martín y en San Luis, y que en la
época de su muerte vivía en la esquina SE de Colón y 9 de Julio. En ese juicio
sucesorio se declara que Alejandro Olses fue “farmacéutico de la División del
Ejército Nacional que estuvo en Vil a Mercedes”.2
Volviendo atrás en el tiempo digamos que no sabemos a ciencia cierta cuándo
se instaló el primer boticario en la ciudad de San Luis. Pero sí sabemos por una
estadística de 1782 que entonces en el Vir eynato del Río de la Plata existen
31 boticas y 4 botiquines. En el actual territorio argentino la distribución era la
siguiente: Boticas, 9 en Buenos Aires, 4 en Córdoba, 2 en Salta y 1 en
Tucumán. Botiquines, 1 en Mendoza, 1 en Jujuy. En Bolivia existían 11boticas
y 1 botiquín, y en el Uruguay 4 boticas.3
O sea que en 1782 no existían boticas y botiquines en San Luis.



El Hospital


El antecedente más remoto que conocemos es una comunicación del Marqués
de Sobremonte por la cual pide se informe si se dispone de medios para
instalar el hospital, en caso de que ello se considere necesario.4
Tenemos noticias, además, de dos expedientes de los cuales no hemos podido
tomar razón por no encontrarse en le Archivo General donde tienen los
siguientes registros: “Fernando Luca – Síndico – Pide creación hospital”,
Administrativo Nº 2 año 1781, “Rúa José V. – Permuta terreno para hospital”,
Administrativo Nº 35 Año 1875.
Creada en San Luis la Sociedad de Beneficencia que comenzó a funcionar en
1857 bajo la presidencia de Doña Paula Domínguez de Bazán, se concibió
inmediatamente la idea de instalar el hospital. Al respecto dice el historiador
Juan W. Gez: “Inter se instalaba el hospital, en la manzana que hoy ocupa el
Colegio Nacional, se abría una escuela de niñas cuya dirección se confiaba a
la distinguida dama Tomasa L. Lucero de Jofré y como segunda a Josefa L.
Lucero, la inolvidable misia Chepa como se la llamaba cariñosamente, severa y

1 Archivo General de San Luis-Civil Nº 14 Año 1862.
2 Archivo General de San Luis-“Alejandro Olses”-Inventario Nº 148 Año 1888.
3 Diario “Clarín” pág. 18, 21 abril 1968.
4 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 1 documento 514 del 5- 5- 1787.

empeñosa como una madre, a la que alcanzamos a conocer en los últimos
tiempos de su apostolado”.1
En 1867 el entonces llamado Hospital Principal u Hospital de la Plaza, estaba a
cargo del Dr. Ignacio Laredo quien el 24 de abril de aquel año comunica al
gobierno que carece de ropa pues lo han saqueado los montoneros.
En 1871 el gobierno compra a la Sociedad de Beneficencia el inmueble donde
funciona el Hospital de la Plaza con el objeto de que funcione allí el Colegio
Nacional.
Concluida la construcción del Hospital, el 18 de agosto de 1879 el Gobierno de
la Provincia lo ofrece a la Sociedad de Beneficencia para que lo atienda.
Por largo tiempo dicho hospital funcionó bajo la dirección de la citada Sociedad
de Beneficencia. Al respecto dice Juan W. Gez: La referida Sociedad sostiene
el Hospital de Beneficencia con capacidad para 150 camas distribuidas en Sala
s destinadas a mujeres, a hombres, a niños y pabel ón de maternidad. Para
mayor eficacia de las múltiples atenciones que la asistencia social exige, su
comisión directiva ha designado varias subcomisiones, que la sacuden con
tesón y entusiasmo: pro menores, socorros a domicilio, pabellón de
maternidad, proveedora, inspectora, de fiesta, de beneficencia, y de comunión
de presos”.2
En 1874 este establecimiento asistencial no funcionaba, al parecer, como era
debido. Tal circunstancia hace que el Gobierno dicte un decreto nombrando
una comisión integrada por el Prebístero Federico Maubones, D. Antonio Alric y
D. Germán Avé – Lallemant, encargada de vigilar la asistencia a los enfermos,
inspeccionando los alimentos y su administración conforme a la cantidad,
calidad y horarios indicados por el médico. La comisión estaba facultada para
remover a los empleados que no cumplieran con su deber y para nombrar a
quienes merecieran confianza; levantar suscripciones voluntarias entre el
vecindario para la mejor atención del hospital y proponer al Gobierno todas las
medidas y mejoras conducentes al mejor servicio del establecimiento.3
El Hospital de Caridad como se llamaba tuvo su sede en el solar de calles
Junín y Falucho de donde fue trasladado, ya con el nombre de Policlínico
Regional al solar que actualmente ocupa sobre calle Miramar donde abrió sus
puertas el 10 de octubre de 1963. Esta obra se inicio en 1951 pero durante
ocho años permaneció paralizada.





Dr. Salomón Stern


En 1876 era médico y boticario en San Luis el Dr. Salomón Stern, italiano.
Ejercía funciones de médico de policía y en tal carácter el 25 de diciembre
publica en el diario “El Oasis” un aviso por el que pone en conocimiento del

1 Autor Citado “La Tradición Puntana” pág. 107.
2 Autor Citado “Geografía de la Provincia de San Luis” t. I PÁG. 551, Edit. Peuser, Bs. As. 1939.
3 Boletín Oficial – año I, marzo de 1875, Nº 1 pág. 13.

público que el día jueves 30 de diciembre, comenzara a vacunar desde las 12
hasta las 2 de la tarde, todos los días.
Ese año: “Depósito único en San Luis en la botica del Dr. Stern, el afamado
elixir argentino, reconocido y aprobado por todas las facultades de Europa y
América, del Ilustre Dr. Valerio. Con este específico desaparecen casi
instantáneamente los reumatismos de toda clase y numerosas otras
enfermedades como lo indica el librito que le acompaña y el modo de usarlo.
Precio de la botella chica 12 reales. Precio de la botella grande 20 reales”.1
El 8 de marzo de 1877 el Dr. Stern en su carácter de médico de policía avisa
que hay peligro de viruela y exhorta a vacunarse.2



Dr. Ejea Martínez



Otra noticia vinculada con el arte de curar nos trae la prensa escrita de aquellos
tiempos: “Aviso al Público: D. Antonio Ejea Martínez, Doctor en medicina
examinado y aprobado por el Tribunal de Medicina de la Nación Argentina en
Buenos Aires; miembro titular de la Asociación Médica bonaerense; y médico
propietario de la Sociedad de Beneficencia Mutua Española de Buenos Aires.
Recién llegado a esta ciudad desde el litoral, ofrece al público sus servicios
profesionales. Casa de D. Teodoro Gigena. San Luis, noviembre 30 de 1876”.3



Mr. Rovere


Por esos días de la década del 70 aparece en San Luis un tal Mr. Rovere que
vende un mágico específico contra la viruela: “Preservativo y curativo de la
viruela. Depurativo y desinfectante”. “Este poderoso específico es el agua
fénica con que el distinguido Dr. Decla en diferentes ocasiones salvó de la
viruela a una gran parte de la población de París y sus cercanías: el mismo Dr.
afirma que desde 9 años que administra el agua fénica que no solamente cura
la viruela sino que la precave con completa seguridad, en su numerosa
clientela, no ha visto nunca, que la viruela ataque a una familia o a una persona
que haga uso del agua fénica, estuviese o no vacunado. En vista de tan
buenos resultados, universalmente reconocidos, la dirección sanitaria de París
la ha adoptado como el más seguro profiláctico de las enfermedades
contagiosas. Con el fin de ser útil a los habitantes de esta capital Mr. Rovere
les ofrece esa sustancia a un precio módico al alcance de todos y preservar de
ese modo al público de San Luis, de tan ter ible enfermedad. El precio del agua

1 Diario “El Oasis”, 15 de diciembre de 1867 – Nº 77.
2 Diario “El Oasis”, 8 de mayo 1877 – Nº 110.
3 Diario “El Oasis “1º de diciembre de 18766 Nº 78.


fénica es de un peso la botel a, esta cantidad puede durar una semana para
una persona adulta”.
“Modo de hacer uso del agua fénica: las personas grandes y ar iba de 15 años
tomarán dos onzas o sea la tercera parte de un vaso de tamaño ordinario por la
mañana y a la noche a la hora de acostarse. Los niños menores de edad
tomarán la mitad de la dosis indicada. Los niñitos que tomen o no el pecho se
les dará una cucharada grande o chica según la fuerza de la criatura”.
“Como curativo se mezclará 3 partes de agua pura y una parte de agua fénica y
se le dará al enfermo por cucharadas en el curso del día y noche y cuando las
viruelas tomen un color negro se les pondrá unos pañitos de agua fénica”.
“Como desinfectante se rociará el cuarto, cama u objetos que se temen
contagiosos. En las epidemias será bueno lavarse las manos y la cara con
agua fénica antes de salir a la cal e y para visitar a los enfermos será muy
eficaz rociar la ropa que uno lleva con la misma agua”.
Jacinto Rovere.
“Vive en la casa de la finada Jacinta Lucero al lado del Hotel La Unión1”.

Tiempo después Mr. Rovere anuncia una vacuna: “Aviso –Buena Vacuna“. “Mr.
Rovere la tiene experimentada. Como todo trabajo merece su precio, dispuso
vacunar a 2 reales por cada persona y fuera de su casa será convencional.
Garante el buen éxito de la inoculación”2.





Dr. Agustín Vila


En esos tiempos actúa en San Luis un médico español que también es
boticario: El Dr. Agustín Vila, que en agosto de 1877 se había instalado en una
de las esquinas del extremo sudoeste de la Plaza Principal (Plaza
Independencia)3 y de quien es este aviso: “Botica española”. “En esta
acreditada botica que se ha instalado en una de las casas de la Plaza Principal,
esquina de D. Pascua Ortiz, se ha recibido un gran surtido de medicamentos
nuevos y muchos específicos para toda clase de enfermedades, que se
venderán a precios sumamente módicos para poner los beneficios de la
medicina al alcance de las gentes menos acomodadas. Por las consultas
médicas en la Botica no se cobrará nada, teniendo únicamente que satisfacer
el importe de los medicamentos”.
“San Luis, agosto 1877 – Dr. Vila”.4




1 Diario “El Oasis” 29 de junio de 1877-Nº 124.
2 Diario “El Oasis” 13 de noviembre de 1877- Nº 162.
3 Diario “ El Oasis”, 10 de agosto de 1877 – Nº 136
4 Diario “El Oasis”, 21 de agosto de 1877 – Nº 139.

Dr. Hugo Pieruccet i



En la década del 70 del siglo XIX l ega a San Luis el Dr. Hugo Pieruccetti, joven
médico de origen florentino que gustaba de las reuniones sociales a las que
concurría con asiduidad y en las que ejecutaba al piano trozos de óperas
italianas.
En agosto de 1877 es designado médico de policía1 y poco después se instala
en el Colegio Nacional donde atiende a los enfermos. Cobra por visita un peso,
por consulta cuatro reales y asiste gratis a los pobres.
Admite consultas o visitas a cualquier hora del día o de la noche en que sea
solicitado.2



Dr. Cornelio Pérez


“Cornelio Pérez-Médico homeópata. Con 40 años de práctica. Ofrece sus
servicios al público. Cura especialmente la tisis pulmonar y las enfermedades
del corazón sin lesión orgánica. Horas de consulta: 8 a 10 am. Parque Pringles
Nº 161, pieza que ocupó la matrona Sra. María Orman”.3



Defunciones



¿De que moría la gente en esos tiempos? Una lista de personas fal ecidas en
1877 nos dará una idea aproximada del problema. También esta noticia nos
llega por vía de la prensa escrita de San Luis de antaño:
Damiana Chaves, fiebre, edad 10 días, puntana.
Francisca lucero, viruela, edad 15 años, puntana.
Julia Laguna, fiebre, edad 2 años 3 meses, puntana.
Félix Ponce, repentina, edad 60 años, puntano.
Nicanor Rodríguez, fiebre, edad 8 años, puntano.
Eustaquia S. de Olmos, saratán, edad 45 años, puntana.
Nicanor Rosales, cólico, edad 25 años, puntano.
Domingo Aguilar, fiebre, edad 3 meses, puntano.
Timoteo Gatica, viruela, edad 15 años, puntano.
Irene Salina, viruela, 40 años, puntana.
Manuel Villanueva, quebradura, edad 55 años, mendocino.

1 Diario “El Oasis”, 30 de agosto de 1877 – Nº 158.
2 Diario “El Oasis”, 6 de noviembre de 1877 – Nº 160.
3 Diario “El Pueblo”, 1º-11-1894.

Bernardo Sosa, viruela, edad 7 años, puntano.
Andrés Fernández, viruela, edad 9 años, puntano.
Lucio Páez, inflamación, edad 2 años, puntano.
Baldomera Molina, fiebre, edad 40 años, mendocina.
Petrona R. Quiroga, esquilencia, edad 2 años, puntana.
Jacinta Sarmiento, fiebre, edad 8 años, puntana.
Bautista Elaria, disentería, edad 30 años, italiano.
Margarita Videla, viruela, edad 25 años, puntana.
Jesús Bustos, fiebre, viruela, 29 años, puntana.1




Cólera



En noviembre de 1886 se tienen noticias en San Luis de la existencia de cólera
–morbus en la Boca del Riachuelo (Capital Federal) y de Rosario (Santa Fe)
puntos con los que nuestra provincia se encontraba en permanente
comunicación.
En virtud de tal instalación el 8 de noviembre, el gobernador Don Heriberto
Mendoza, cita un decreto nombrando una Comisión de Higiene integrada por el
Ministro de Hacienda como Presidente y como vocales los Dres. Hugo
Pieruccetti, Eulogio Adaro, Dionisio Delgado y Agustín Vila, quienes debían
adoptar las medidas necesarias para preservar del flagelo a San Luis.
De inmediato esta Comisión pide que se decrete la incomunicación con el
Litoral impidiendo que los trenes de carga y pasajeros, tropas de carros,
personas a pie o caballo, penetren en el territorio de la Provincia.
El Gobierno dicta el mismo día 8 el pertinente decreto.2
Otras medidas adoptadas por indicación de la Comisión fueron las siguientes:
control de la calidad de los alimentos y bebidas; pureza de las aguas;
erradicación de inmundicias y desperdicios; obligación de tener letrinas
higiénicas; prohibición a los afectados de cólera de entrar en contacto con las
personas sanas; limpieza diaria de las casas; prohibición de velar a los
muertos; a quienes debía enter arse inmediatamente después del acceso.
En tal emergencia actuaron los siguientes médicos Dr. Agustín Vila a cargo de
la zona NO; Dr. Enrique R. Prieto a cargo de la zona NE; Dr. Eulogio Adaro a
cargo de las zonas SE, y el Dr. Dionisio Delgado a cargo de la zona SO,
médico consultor era el Dr. Benjamín Dupont.3
A consecuencia de que los cocheros se negaban a prestar el servicio, el
gobernador Mendoza, con fecha 28 de diciembre de 1886 dicta un decreto por
el que establece: “Todo cochero o car ero al servicio público que se rehusare a
conducir y prestar sus servicios a los médicos o practicantes de la Asistencia

1 Diario “El Oasis”, 30 de agosto de 1877 – Nº 158.

2 Boletín Oficial – Año I, nov. 15 de 1886, Pág.21
3 Boletín Oficial – Año, enero 1º de 1887 – Nº 124, Pág. 429.

Pública o cualquier otro de la Capital, incur irá en multa de $ 50 m/n que se
hará efectiva por la Intendencia de Policía”.1
Con relación al tránsito de los médicos por las cal es de la ciudad, digamos que
diez años antes se había dictado un edicto policial por el que se disponía:
“Desde la publicación del presente edicto nadie podrá galopar en la ciudad
dentro del radio de 4 cuadras de la plaza principal, a excepción de los médicos
y sacerdotes y de aquél os que por su carácter público les sea exigible en
circunstancia dadas”,2



El Consejo de Higiene


Por la Ley Nº 34 del 14 de octubre de 1889 se crea el “Consejo de Higiene
Pública” compuesto por tres profesores de medicina y un farmacéutico; todos
ad honórem.
Tendría como atribuciones reglamentar y vigilar el ejercicio de la medicina
como así también controlar la actividad de las parteras, dentista, flebotomistas,
veterinarios, etc.
Debía visitar los edificios públicos y privados e inspeccionar y fotomentar la
propaganda de la vacuna. Indicaba a las autoridades competentes las medidas
profilácticas para combatir o prevenir las enfermedades endémicas, epidémicas
y trasmisibles. Indicará , además, las medidas preventivas que considere
convenientes a fin de evitar el uso y expendio de carnes cansadas, bebidas
adulteradas u otros elementos nocivos para la salud pública3.
Pasan 10 años y recién entonces el Gobierno de la Provincia dispone su
integración. Por decreto del 28 de abril de 1899 se designan como miembros
titulares a las siguientes personas: Presidente Dr. José María de la Tor e;
Vocales Dr. Manuel B. Arias y Dr. Juan José Míguez Iñar a. Miembros
honorarios, Dr. Abel J. Domínguez y Prof. Dalmiro S. Adaro.4
Poco después, en su mensaje a la Honorable Legislatura, el gobernador Don
Adeodato Berrondo se refiere a este organismo en los siguientes términos:
“Este departamento prestará, fuera de duda, beneficios incalculables en la
provincia y sobre todo en esta ciudad donde la higiene pública está por demás
abandonada desde muchos años, sin que los gobiernos se hayan ocupado de
su creación teniendo en cuenta la benignidad de nuestro clima, y que las
enfermedades epidémicas no se ar aigan aquí fácilmente”. Y un pár afo final
digno de destacar: “Mucho influirá también el Consejo, en que desaparezca el
curanderismo, ejercido por personas que sin título de idoneidad, constituye un
verdadero azote en la provincia, causando daños ir eparables en la asistencia
de los enfermos”.5
En febrero de 1900 la Comisión del Consejo de Higiene cursa al gobernador
Don Narciso G, Gutiér ez una nota aconsejando las medidas a tomar en razón

1 Boletín Oficial , enero 1º de 1887 – Nº 124, Pág. 428
2 Diario “El Oasis”, 17 agosto 1867 – Nº 43.
3 Libro Copiador de Leyes- Año 1899, fs.95-Legislatura de San Luis.
4 Boletín Oficial-Año I, de mayo 13 de 1899-Nº 4, pág.34.
5 Boletín Oficial-Año I, de mayo 27 de 1899-Nº 5, pág.44./45

de haber aparecido en la ciudad de Rosario la peste bubónica de Oriente.
Tales medidas son las siguientes: Tener especial cuidado con el aseo personal,
bañándose todos los días; limpiar perfectamente las habitaciones y ventilarlas.
Evitar la aglomeración de personas en una misma pieza. Beber únicamente
agua hervida. Purgarse con regularidad. A los hoteles, restaurantes, etc.,
obligarles a sacar las cortinas, alfombras, etc. y que rieguen sus habitaciones
con solución de cloruro de mercurio por lo menos una vez a la semana.
Decretar el blanqueo general interior y exterior. Dar cuenta al Consejo de
higiene de cualquier enfermo que inspire desconfianza por sospechoso.
Prohibir la conducción de cadáveres a pulso así como que permanezca el
cuerpo velándose por más de 24 horas. Solicitar que cualquier habitante del
municipio denuncie los focos de infección que conozca donde quiera que se
encuentre. Obligar a los cocheros a dar cuentas de los enfermos que
conduzcan y desinfectar sus coches. Obligar a cada propietario o arrendatario
a que tenga en su sitio una letrina que diste de las acequias por lo menos seis
metros. Hacer vigilar las acequias por donde corre el agua a fin de que estén
limpias, Hacer que semanalmente se dé el agua para las piletas siendo dicha
agua procedente del Volcán o del Chor il o, reservándose el agua del dique de
los Funes exclusivamente para la irrigación. Hacer extraer por la Municipalidad
las basuras regularmente por lo menos dos veces en la semana, encargando a
los inspectores de esa repartición vigilen el aseo en el interior de la casa y
desinfección de las letrinas por lo menos dos veces por semana con cal y
sulfato de hierro.
Por decreto del 12 de febrero del 1900 el gobierno aprueba las medidas
sugeridas por el Consejo de Higiene.
El 29 de diciembre de 1911 se promulga Ley Nº 500 que “crea” nuevamente el
Consejo de Higiene integrado por un médico universitario como presidente y
cuatro médicos también universitarios como vocales. El sueldo del Presidente
era de $200 y el de los vocales $150.
Por esta ley correspondía al Consejo todo lo relativo a la higiene y salud
pública, inspección veterinaria, profilaxis de enfermedades infectocontagiosas,
policía sanitaria, superintendencia de la medicina y demás ramas del arte de
curar; inspección de cementerios, hospitales, farmacias y droguerías.
Desde entonces nadie podía establecerse como médico en el ter itorio de la
provincia sin título expedido por una facultad nacional o extranjera, revalidado o
autorizado por el Consejo.
Prohíbe a los médicos imponer la obligación a los pacientes de comprar los
medicamentos en determinada farmacia o establecer consultorio en el mismo
local de una farmacia. Debían escribir con claridad sus recetas y no podían
hacerlo con lápiz excepto casos de urgencia.
Las farmacias debían tener por lo menos dos piezas: Una para conservación
de las drogas y preparación de recetas, y otra para despacho al público.
Una serie de normas se refería a las preparaciones que en esos tiempos
debían hacer los farmacéuticos, y a su responsabilidad. Prohibía la venta de
remedios “secretos”, definiendo qué se entendía por tales.
Un capítulo de la ley contempla la actividad de las parteras, dentistas,
flebotomistas, nodrizas y veterinarios.
Así por ejemplo la partera que hubiese atendido la fiebre puerperal a una
mujer, no podía atender inmediatamente a otra; los dentistas no podían atender

la cuestecia sin la intervención de un facultativo, y los flebotomistas no podían
sangrar sin orden expresa de un médico.



Connotaciones de un pleito


A comienzo del presente siglo, el Dr. José María de la Tor e demanda Dr. N. N.
persiguiendo el cobro de la suma de $250 por atención médica practicada al
profesional demandado, su esposa, cuatro hijitos y una sirvienta.
Señálase en la demanda que los pacientes “padecían postrados de diversas
enfermedades entre ellas la escarlatina haciéndoles tantas visitas diarias
cuantas requirieron en la marcha de las enfermedades, con toda puntualidad y
hasta aplicándole personalmente los distintos remedios recetados en aquel os
casos que por la delicadeza del paciente, la gravedad del mal o la necesaria
mayor prolijidad para el mejor éxito lo reclamaba…”1
Recurrimos a este pleito que es el más viejo que conocemos en San Luis,
donde se demanda el pago de honorarios médicos, para hacer notar la
naturaleza de las funciones que el médico cumplía en esos tiempos.
La aplicación personal por el galeno de los remedios recetados al paciente,
significa que aquél realizaba también tareas que en nuestros días están a
cargo de enfermeros.
Con esto creemos completar el cuadro del médico de antaño en su triple
función de galeno-boticario-enfermero.



Otros Médicos Puntanos



En el siglo pasado (1868/1870) ejerció el cargo de médico de policía en San
Luis durante más de dos años, el Dr. Edmundo Lesage de origen francés.
Después de cesar en el cargo pide se le abonen los sueldos correspondientes
a agosto y setiembre de 1870 a razón de $50 mensuales.2
Años después encontramos este aviso: “D. M. Martínez Olano. Médico y
cirujano. Ha trasladado su domicilio al Parque Pringles, al lado del Hotel París.
San Luis, junio 6 de 1886”.3
Otra noticia data de 1905: “Dr. José Bel o. Médico y operador. Diplomado en
Italia y aprobado por la facultad médica de Buenos Aires. Consultorio y
residencia: Calle Colón, Antigua casa del Dr. Videla”4.

1 Archivo General de San Luis-Civil Nº 130-Año 1905.
2Archivo General de San Luis-Administrativo Nº 16, año 1870.
3 Diario “El Oasis”, 19.6.1886.
4 Diario “La Reforma”- Nº 1440, mayo de 1905.

En los comienzos del presente siglo tenían consultorio frente a la Plaza
Independencia, el Dr. Eliseo Mercau; en la calle San Martín, el Dr. Abel J.
Domínguez y el Dr. Juan J. Míguez Iñar a. Frente a la Plaza Pringles el Dr.
Julio olivero; en la calle 25 de Mayo, el Dr. Manuel B. Arias.
Con relación al Dr. Míguez Iñar a digamos que murió en San Francisco del
Monte de Oro con motivo de una peste de “neumonía pestosa”. El 8 de enero
de 1933 una delegación de médicos de Vil a Dolores (Córdoba) integrada por
los Dres. Ernesto Castellanos, J. Álvarez, J. A. Ahumada, y el farmacéutico M.
Torres, en acto que contó con la asistencia de autoridades y representantes de
instituciones del lugar, le rindió un sentido homenaje. En tal oportunidad fue
colocada una placa recordatoria en la tumba del Dr. Míguez y el Dr.
Castellanos pronunció un bril ante discurso.
En 1907 era médico de Policía y Tribunales el Dr. Roberto Aguir e.
El primer médico puntano que viajó a Europa en 1905 con el objeto de
perfeccionarse, fue el Dr. Abel J. Domínguez.1
Médicos que ejercieron el cargo de gobernador en nuestra provincia: Dr.
Esteban P. Adaro, Dr. Carlos Alric, Dr. Ricardo Rodríguez Saá.2 El Dr. Juan
Gregorio Vivas.
El 29 de diciembre de 1889 el Gobierno de la Provincia expide un decreto por
el que acuerda un subsidio a la señorita María Juliana Becker para que costee
sus estudios de medicina en una universidad argentina.3
Esta fue la primera médica puntana. Según urbano J. Núñez, la Srta. Becker se
doctoró en Buenos Aires y la noticia l egó aquí cuando agrias luchas políticas
dividían a los puntanos.4
Otros médicos que ejercieron su profesión en la ciudad de San Luis fueron los
Dres. Diego Gutiér ez, Octavio A. Paladini, Próspero Cantisani, Ricardo Ojeda,
J. A. De Gregorio, Juan Agustín Luco, Simón Siporkin, Juan E. Di Genaro,
Emiliano Molina, Adolfo Barbeito, Agustín U. Montiveros, Emilio Logaldo, Felipe
Moschella., Dalmiro Laborda, Carlos J. Nissen, Ramíres Izaguirre, Juan
Gregorio Vivas, Ernesto Urtubey, Nicolás A. Di Genaro, Bernardo Movsichoff,
Andrés A. Vaira, Alberto Gardel a, Jorge E. Caymes, Víctor A. Spadaro, Jorge
Chada, Jorge Eduardo Giaccaglia.


Boticas Y farmacias


En la segunda mitad del siglo pasado encontramos varias noticias relativas a
boticas instaladas en la ciudad de San Luis.
Una de esas noticias se refiere a la botica “La Caridad” de Ubaldo López Otero
aparecida en el diario “El Oasis”: “Maíz”. En la botica “La Caridad” casa esquina
del Dr. Barbeito hay un depósito de 80 fanegas de maíz que se vende por
fracciones o por junto. Los que interesan en el articulo puede recurrir a dicha
botica y entenderse con el dueño”. U. López Otero5.

1 Núñez y Vacca, “historia de San Luis”, t. I . pág. 706.
2 Urbano J. Núñez “Rengos y motines”, “El Diario de San Luis”, 7-9-1886.
3 Boletín Oficial-Año I , febrero 3 de 1900-Nº XVI .
4 U. J. Núñez, “Rengos y motines…”
5 Diario “El oasis”, 4-1-1882.

Otro aviso de la misma botica ofrece artículos de fantasía para curar diversas
enfermedades. “Reúne a la comodidad la baratura. Se ha recibido entré otras
cosas, collares para facilitar la salida de dientes y evitar las alferecías,
epilepsias, aires y convulsiones en chicos y grandes. Estos se venden al gusto
del comprador, por más o menos precio según el número de cuentas que
quieran tomar. Están al alcance de pobres y ricos”. López Otero, San Luis,
enero 16 de 1882.1
Por esos tiempos sabemos que se ha mudado la botica del Pueblo del Dr.
Agustín Vila que antes estuvo frente a la plaza Principal (hoy Plaza
Independencia). En abril de 1882 estaba ubicada sobre calle Rivadavia una
cuadra al norte del Parque Pringles, es decir lo que es ahora la Plaza Pringles.
En enero de 1885 encontramos instalada a la botica “El Aguila” de Don Paulino
Solá2, y al mes siguiente avisa que cuenta con los servicios de “un nuevo y
acreditado farmacéutico, Don Fernando Campagnoni”.3
El diario “El Comicio”, en su edición del 5 de marzo de 1892, inserta un aviso
de la botica “La Caridad” de López Otero.
En 1904 encontramos el siguiente aviso publicado también en la prensa
puntana: “Botica del Indio. Se avisa que suspenden las ventas al fiado
haciéndose éstas al contado. Las personas que con anterioridad han arreglado
sus cuentas con esta casa, podrán seguir sirviéndose de el a en la forma que
antes lo han hecho. San Luis, mayo 26 de 1902. Ubaldo López Otero (hijo) –
Nota: En pagos atrasados se reciben animales vacunos”.4
Por decreto del 15 de octubre de 1906 firmado por el gobernador Rodríguez
Jurado, se autoriza al Sr. Eloy Sánchez a abrir una farmacia en cal e Colón Nº
224 al 226.5
En 1907 existen en San Luis dos farmacias y una botica:
Farmacia “San Luis” de Don Eloy Sánchez, farmacia “El Aguila” de Don Arturo
Larrauri y la botica “El Indio” de Don Ubaldo López (hijo).
En ese año de 1907 el Gobierno de la Provincia acepta el ofrecimiento de Don
Eloy Sánchez de proveer medicamentos a la Policía de la Capital a razón de
$0,49 “por cada receta facultativa con recargo de un diez por ciento en los
específicos, artículos antisépticos y ortopédicos”.6
Otros farmacéuticos que actuaron en San Luis frente a farmacias que en
algunos casos aún continúan su actividad, fueron: Don Ovidio Domeniconi,
propietario y director técnico de ola farmacia “Domeniconi” ubicada inicialmente
en la calle San Martín en el solar que hoy ocupa el Banco de la Nación
Argentina. Inició sus actividades el 5 de febrero de 1935.
Orlando S. L´Huil er, propietario y director técnico de la farmacia “San Luis”
ubicada en Colón 788, que inició sus actividades en 1944.
Aurora Sosa Reboyras de Cortés, propietaria de la farmacia “Cortés” ubicada
en la esquina de San Martín y Ayacucho, quien ejerció su dirección técnica
desde el 2-11-1945 al 22-9-65.
Jorge F. Fernández, director técnico de la farmacia “Rivadavia” desde el 5-7-
1944 al 1º-7-1951.

1 Diario “El oasis”, 1-2-1882.
2 Diario “El oasis”, Nº 822, 18-1-1885.
3 Diario “El oasis”, Nº 337, 26-2-1885.
4Diario “La Reforma”, 20-4-1904.
5 Boletín oficial sin número, pág. 9.
6 Boletín oficial, 28-2-1907, págs. 18/19.

Giocconda Lafratta de la farmacia “Lafrat a” ubicada en Colón Nº 925.
Nicolás P. Llorente propietario y director técnico de la farmacia “Llorente” desde
el 6-2-1954 al 30-3-1966.
Don Francisco Randazzo, propietario de la farmacia “Randazzo” de Colón Nº
1242.
Don Eugenio Gerónimo Rodríguez, idóneo en farmacia desde el 16 de enero
de 1929. Inició sus actividades con la farmacia “Avenida” en el local de Avenida
Quintana Nº 252 el 28 de marzo de 1942. 1
Pascual S. Vénere, propietario de la farmacia “Vénere” de Rivadavia Nº 595.
Antonio Alberto Yaccarini, propietario de la farmacia “Yaccarini” de Rivadavia
Nº 1080.
Cristina Z. de Garrera, propietaria de la farmacia “Gar era” ubicada inicialmente
en Colón Nº 925 y posteriormente en Colón 829.
Oscar Mercau (idóneo) propietario de la farmacia “Mercau” de General Paz y
Belgrano.
Entre 1947 y 1950 era farmacéutico de Salud Pública, Don David Levingston.





Droguería



Diez años antes de finalizar el siglo pasado aparece en San Luis la primera
referencia de una droguería. Este es el texto del aviso periodístico: “Tenemos
el gusto de participar a esta población el nuevo y primer establecimiento de
Droguería que vamos a establecer, cuya apertura se anunciará tan pronto
como esté listo el local que para su instalación se está construyendo en la
misma casa de negocio que tenemos en calle General Pedernera esquina
Rivadavia. Este establecimiento completará la deficiencia que se notaba hace
tiempo y mayormente hoy, que esta localidad va a ser dotada de varias boticas
particulares, quienes podrán hacer sus compras sin las demoras y perjuicios
del Ferro–Carril a los plazos de práctica y al público en los artículos del ramo,
ya para las artes, o de uso medicinal como aceite de bacalao, vinos tónicos de
quina, zarzaparrilla, jarabes, píldoras, etc. titulados específicos al mismo precio
que por mayor, cuyo beneficio para el comprador podrá calcular
aproximadamente en la mitad del actual, para lo que nos pondremos en
comunicación con casas europeas. Confiamos para el empleo de este fuerte
capital en la confianza y protección que por tantos años este público nos ha
sabido dispensar. López Otero e (hijos)”.2




1 Datos de Don Eugenio Gerónimo Rodríguez, Pedernera Nº 1247, San Luis.
2 Diario “El Fer ocar il “Nº 1476, 27- 8 1980.

Galenos y Boticarios del Interior


El 1º de mayo de 1873 se presenta al gobierno provincial, Antonio Riera,
español, solicitando autorización para ejercer la medicina en la provincia.
Dice haberla practicado ya durante seis años en San Luis y tres años en
España.
El Fiscal opina que puede otorgársele la autorización pedida, para ejercer en la
campaña, y el gobernador Ortiz Estrada se la concede con fecha 3- 5 -1873.
Lamentablemente no sabemos dónde y por cuánto tiempo el citado Riera
ejerció la medicina en la jurisdicción puntana a partir de mayo de 1873.1
Años después (1890) lo encontramos actuando en Lujan (Departamento
Ayacucho).



Departamento La Capital


Beazley.
Por decreto del 18 de julio de 1911 se autoriza a José C. Vitaliani a
instalar farmacia en Beazley.2
Los primeros médicos que actuaron en este pueblo son los siguientes: Dr.
Páramo, Dr. Ernesto Urtubey, Dr. Tiaco Dimitris (de origen griego) a quien le
sucedió el Dr. Atilio Rojo.
El Dr. Elmino Tosi fue médico desde 1948 a 1966. A él le sucedió el Dr.
Horacio Fernández quien estuvo al í hasta 1967.
Desde entonces hasta 1976 en que fue dejado cesante por disposición del
llamado “Proceso de Reorganización Nacional”, ejerció al í como médico el Dr.
Omar Washington Leyes.3
Al Dr. Leyes le sucedieron los Dres. Mario Filipa, Dr. Ramón Faustino Maluf,
Dra. Nadia Serafi Sadaca y Dr. Alvarez Ato (peruano).
En este pueblo durante varios años, estuvo instalado con botica Don Francisco
Randazzo.


Departamento Pringles



La Toma.
Don Ponciano Tejerina tuvo farmacia en La Toma desde 1932 a
1945.
Don Julio Fernández fue propietario y director técnico de la farmacia “Sotura”
desde el 5-6-1943 a enero de 1957.

1 Archivo General de San Luis – Administrativo Nº 45, años 1873.
2 Boletín oficial año XXI Julio de 1911 pág. 6.
3 Información suministrada por el Dr. Omar Washington Leyes, Falucho 490, San Luis.

En 1952 eran médicos aquí el Dr. Justo Suárez Rocha y el Dr. Luis Prat o, y
tenía botica Don Ciriaco Palacio.
Posteriormente se instalaron aquí los Dres. Osvaldo Ledesma, Nora Allende de
Ledesma, Carlos Lunardi y el farmacéutico Mario Abel Palacios.

Saladil o. Aquí fue médico el Dr. Elmino Tosi desde 1946 a 1948.


Departamento Pedernera



El Mor o.
Promediando el siglo pasado “Don José Casimiro Van Sice,
hallábase establecido en San José del Mor o, a dos cuadras al este de la plaza,
con un importante negocio de tienda, botica y almacén”1.

Juan Llerena. En 1944 actúa el Dr. Elmino Tosi. El 20 de marzo de ese año le
llevan a su consultorio una niña de San José del Mor o de 14 años, Rosa
Castillo, afectada de difteria complicada con crup. La paciente llega al
consultorio en grave estado y de inmediato (porque no había nafta para recur ir
a otro centro asistencial), el Dr. Tosi le practicó una traqueotomía.
Al día siguiente la enferma estaba fuera de peligro y el pueblo de Juan Llerena
expresaba masivamente su reconocimiento al facultativo.2

1Núñez y Vacca, “historia de San Luis”, t. I . pág. 491.
2 “La voz del Sud” 28-3-1944. “Operación de alta cirugía hecha por un médico en Juan Llerena”. En
condiciones sumamente penosas y mediante la cual se salvó una vida. Juan Llerena 23-3-44. “El pueblo
de J. Llerena se encuentra aún emocionado por un hecho verdaderamente trascendental. El día 20 del
corriente mes transportaron del Morro al consultorio del Dr. Elmino Tosi, recién instalado en Juan
Llerena, la enferma Rosa Castillo, de 14 años de edad, quien presentaba una difteria complicada con
Crup. La enfermita se encontraba muy grave, ya casi asfixiada por el Crup. No se disponía de nafta ni de
medio de movilidad para trasladarla en tiempo útil a un hospital, el caso ya era perdido.
Entonces el Dr. Elmino Tosi con una seguridad y pericia única puso a la enferma en una mesita de
operación que él tiene y de inmediato operó con carácter de urgente a la enferma que se ahogaba. La
operación si bien penosa por los escasos medios que disponía tuvo un éxito bril antísimo y esta mañana
en presencia de las autoridades del pueblo y de los más destacados comerciantes y vecinos que se habían
reunido para tributar al destacado profesional el agradecimiento del pueblo de Juan Llerena, el Dr. Elmino
Tosi sacó el tubito que le había puesto después de la operación para que respirara por él y declaró con
honda emoción ya fuera de todo peligro a la enferma. Esta no es exhibición, es un acto de justo
reconocimiento hacía un profesional que recién instalado se jugó toda su reputación profesional en una
operación desesperada posponiendo y sacrificando su conveniencia de no exponerse a un fracaso
irreparable a la corazonada de querer arrancar de la muerte y disputarle una vida humana ya estrangulada
por el Crup de los más graves.
Esta es la segunda hazaña que cumple este profesional en nuestra provincia y nos consta que esta
operación es de tan alta cirugía y tan delicada que muchos colegas del Dr. Tosi han puesto en duda la
ejecución de dicha operación, que se llama Traqueotomía y que sólo es factible para las máximas
cabeceras que honran la ciencia de nuestro país. Al Dr. E. Tosi le expresamos el agradecimiento de los
parientes de la enfermita que tan milagrosamente pudo arrancar de la muerte, y el del pueblo de Juan
Llerena que se queda admirado ante semejante hazaña científica y que brindará a este profesional toda la
colaboración y el aprecio a que se ha hecho acreedor.
Hasta aquí los vecinos de Juan Llerena, ahora el cor esponsal recuerda que el Dr. E. Tosi ha sido un
eminente catedrático y que ha participado en varios congresos científicos publicándose por cuenta del
gobierno argentino más de 15 trabajos sobre enfermedades tropicales etc. estudiadas por este notable
profesional. Son más de 20 años que el Dr. Tosi ejerce en nuestro país y es uno de esos tantos extranjeros
que honran mucho con su obra y su colaboración nuestra ciencia médica”.


Justo Daract
. A los mediados del presente siglo tenían farmacia aquí Víctor F.
Dimarini, Mario Eguinoa y Francisco Torres, y eran médicos los Dres. Rubén
Plinio Acosta Oliver y Ernesto Borsani.
Posteriormente se instalaron los Dres. Miguel Eduardo Bilbao Godoy y
Salvador Bueno.


Departamento Chacabuco



Concarán.
Por decreto del 9 de agosto de 1907 publicado en Boletín Oficial,
pág. 90, del 31 de aquel mes y año, es autorizado para ejercer la profesión de
médico en los Departamentos Chacabuco y San Martín, el Dr. Siegried Ernst,
quien actuó hasta 1940. La autorización decía: “Mientras no se establezca un
diploma por universidades nacionales”.
Después de 1940 actuó el Dr. Miguel Salinas y tenían farmacia Don Enrique
Masramón y Don Juan Traversaro.
A mitad de este siglo se instalaron como médicos los Dres. Gonzalo Olguín
Pereyra y Rafael J. Velazco, y como farmacéuticos Don Humberto Bigal i y Don
Deodardo Antonio Ferreyra. Posteriormente se instaló la farmacia de Gustavo
Alfonso.

Naschel. A mediados de este siglo era médico en Naschel el Dr. Nicolás Alim
Kiewicg y eran farmacéuticos Don Alfredo Bonzi y Don Francisco J. Bruno.
Posteriormente se instaló el Dr. Carlos César Castro.

Renca. En noviembre de 1814 Don José Santos Ortiz que era Comandante en
Renca, es herido por una partida de desertores en su estancia de “Los Mol es”.
Lo asiste entonces un médico de apel ido Rodríguez.

Tilisarao. A mediados del siglo eran médicos los Dres. Héctor Aguilar y Angel
Cocca, y tenían farmacias José Hevia, Francisco Gago y Avila Hnos.
Posteriormente se instalaron aquí los Dres. Dardo Aguir e, Italo Eugenio
Mazzoni, Raúl Osvaldo Mazzuco, Carlos Antonio Salcedo y Alfredo Oscar
Muñoz, y los farmacéuticos Pedro Gil y Catalina Gil de Cignetti.

Vil a del Carmen. En 1950 tenía farmacia en Vil a del Carmen Don Santiago
Sánchez y era médico el Dr. Daniel Luna Posadas.


Departamento San Martín



Corresponsal.


Las Chacras. Desde 1928 a 1939 fue médico en esta localidad el Dr.
Francisco Caravajal.
Desde 1935 a 1939 tuvo botica Don Rufino Tejerina. En 1942 tenía botica Don
Deodardo Antonio Ferreyra quién más tarde se trasladó a San Martín y
posteriormente a Concarán.

San Martín. La primera noticia que tenemos del siglo pasado (que prueba la
falta de médico), es de 1851. El entonces Comisario de Santa Bárbara, Don
Santiago Guiñazú, le escribe a Don Carmen Adaro suplicándole ayuda para
movilizarse en procura de salud.1
En la década del 70 de siglo pasado, l ega a Santa Bárbara Don Alejandro
Olses, educacionista alemán que además de su función de Preceptor (Director)
de la escuela, ejerce el arte de curar. No sólo auxilia a la gente necesitada sino
que les provee los medicamentos apelando a sus cortos recursos.
En 1884, Don Santos Allende comunica que el Juez de Paz de San Martín Don
Mauricio Fernández está gravemente enfermo de viruela.2
En el presente siglo, durante varios años (1920 a 1940) ejerció funciones de
médico y boticario en San Martín Don José Quinto Ghirardot i, italiano, que
murió en esa villa el 31 de agosto de 1940 a los 70 años de edad.
La primera farmacia que existió en San Martín se instalo en le año 1938 y era
de propiedad de Don Oscar Mercau, de Candelaria. Funcionó un año en un
inmueble del costado sur de la plaza, propiedad de Don Carlos Juan Ponce.
En 1944 se instaló con botica en la cuadra sur de la plaza, esquina S. E. Don
Deodardo Antonio Ferreyra.
En 1939 llegó a San Martín el primer médico universitario: el Dr. Elmino Tosi.
Su esposa Elena Castellani de Tosi se instaló con farmacia.
El Dr. Elmino Tosi a quien rendimos nuestro homenaje de recordación y
gratitud, era oriundo de Sársena, Provincia de Forli (Italia) y había recibido su
diploma de médico en la Universidad de Pavia. Fue médico de la Cruz Roja en
la Primera Guerra Mundial.
Radicado en la Argentina en 1924 (en Lagunilla –Córdoba-) ejerció su profesión
en Chaco y Misiones (Bompland y Puerto Bermejo) y a partir de 1939 en San
Martín. Al í desplegó una febril actividad comenzando por apoyar
decididamente la construcción e instalación de la Sala de Primeros Auxilios
“Santo Tomás” que se inauguró en 1942.
En ese medio carente de los elementos necesarios para una acción eficiente
en beneficio de la salud del pueblo, el Dr. Tosi supo encontrar soluciones a
problemas de suma complejidad. Para ello ponía al servicio del juramento
hipocrático dos altas virtudes: su deber y su coraje.
Un solo hecho basta para probar tal aseveración.
En 1914 en la mina “Los Avestruces” se produce un gravísimo accidente a
consecuencia de cual mueren dos mineros y otro queda gravemente herido.
A éste, un bloque de piedra le había destrozado una pierna y la hemor agia no
permitía l evarlo a otro centro asistencial para ser intervenido quirúrgicamente.
Sin vacilar el Dr. Tosi dispuso amputarle la pierna haciendo uso de elementos
sumamente precarios, entre ellos un serrucho de carpintero que le prestó un
vecino que ejercía aquel oficio: Don Hilarión Lucero. La operación se realizó en

1 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 12 documento 11202 del 22-11-1851.
2 Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 163 documento 17998 del 10-1-1884.

una casa particular de la calle 9 de Julio entre Pringles y Moreno, hoy
propiedad de la sucesión de Don Marcelino Martínez.
El vecino a quien le amputo la pierna era Don Salvador Camargo de “La
Aspereza” quien se recuperó satisfactoriamente de esa intervención.
En 1979 el autor de estas páginas entrevistó al señor Camargo en Luján (S.L.)
quien se dedicaba a la artesanía del cuero.
Posteriormente el Dr. Tosi actuó en Juan Llerena y en Beazley. Fal eció en San
Martín el 19 de febrero de 1967.
A partir de la mitad del presente siglo actuaron como médicos en San Martín
los Dres. Rafael H. Velazco, Nicolás Minkiewiz, H. Paganini, Cosme, Treub,
Marita Treub, José Giraudo, Elena Taboada de Madies, Eugenio Madies, Julio
Argentino Soria, Olga Ponce y José Luis García.
En 1974 se instaló con la farmacia “Santa Bárbara” Mérida Elisabeth Tobares.


Departamento Junín


Los Mol es.
En 1952 tenía farmacia en esta localidad Doña Adela G. de
Gómez Barbeito.

Merlo.
En 1920 era médico aquí el Dr. J. Mercau. En 1926 tenia botica
Humberto Freytes Guevara.
Posteriormente se instaló la botica “Calleja” y la farmacia “Parodi” de Pedro
Parodi atendida por el farmacéutico catamarqueño Manuel Furque quien en
1950 tenía su propia farmacia y continuaba en 1979.
En 1942 se instaló con farmacia María Jesús Becer a.
Desde 1947 al 1950 trabajó la farmacia “Peralta”.
Un facultativo que se desempeñó por muchos años en Merlo fue el Dr. Alvaro
Alvarez. En la década del sesenta trabajaron los Dres. Luis Gonzáles Volonte y
Ramón Darío Morán, y la farmacia de Dora Olivera de Miñán.


Santa Rosa.
En 1900 el Gobierno de la Provincia autoriza a Don Manuel
Carlos Sangiovani para ejercer el arte de curar y la farmacia en el
Departamento Junín.1
En 1904 lo encontramos actuando como médico en Santa Rosa. En esta
localidad fue farmacéutica Carolina Esley quien era propietaria y ejerció la
dirección técnica de la farmacia “Esley” desde el 12- 5-1937 al 22- 4-1974.
En 1952 tenían farmacia en Santa Rosa, además de la ya nombrada, Anselmo
Bordonava, Jacinto Miguel y Carmen T. Millán. Por esa época eran médicos en
dicha localidad los Dres. Juan Nieto y Eduardo Brandán. En 1954 era médico
allí el Dr. Retamoza. En la década del 70 tenía farmacia Zulema Rigo de
Alfonso.




1 Boletín Oficial, 24 de febrero 1900.

Departamento Ayacucho


Candelaria.
En 1937 no había médico en esta localidad y, Don Froilán Urquiza
hacía los primeros auxilios.
La primera farmacia se instaló en mayo de 1938 en la esquina N. O. de la plaza
y era de propiedad de Don Oscar Mercau (idóneo de farmacia desde el 16 de
noviembre de 1936 según título expedido por la entonces Dirección General de
Salubridad).
A fines de 1938 el Sr. Mercau se traslada a San Martín y regresa a Candelaria
en enero de 1942 donde permanece hasta 1958 en que se traslada a San Luis.
Desde 1959 a 1963 se instala el botiquín de los hermanos Piscitel i que atiende
Pedro Andrés Alcaraz. Desde 1964 a 1972 funciona el botiquín de Moisés
Gauna “La Candelaria”. Con posterioridad funcionan los botiquines de DOSEP
y de la Sra. Avila de Albelo. Entre los médicos que han actuado en Candelaria
se recuerda a los Dres. Cabezalí, español (1948); Almeida, brasileño; Casimón,
francés (1949); Altricter, francés, (1950), José Santos Ortiz hijo (1965); Jorge
Alberto Ortiz (1972); Juan Carlos Ortiz (1977); Dra. Elena Czabán de Slinger y
Dr. Hugo Bruno (1978).1

Luján.
En 1870 era médico en Luján Don Antonio Silva Pérez (homeópata). En
1880 ejercía esas funciones otro homeópata nacido en Mendoza: El Dr. Blas
Correa. El instaló la primera botica que hubo en Luján.
El Dr. Blas Correa era casado con Clementina Mayorga (hija de Don Braulio
Mayorga e Isabel Corvalán de Santa Bárbara) y fueron los padres de Rosa
Correa de Calle. Don Blas Correa falleció en 1910 ó 1911.
En 1890 era médico en Luján Don Antonio Riera (español), médico homeópata,
muy devoto, que también curaba con yuyos. Murió soltero en 1902.
Otros médicos de Luján fueron los Dres. Antonio Salvat i, Latini e Ipar aguir e.2
Desde 1936 a 1940 tuvieron farmacia en Luján, Marino Aceta (idóneo) y
Yolanda Hortencia Gola de Aceta (idónea).

Quines.
En 1918 actuó en Quines el Dr. Ricardo Veiga Gómez (diplomado en
España) que fue también maestro de escuela. En el año 1941 era médico aquí
Juan Fernando Sotura.
También se desempeñaron en Quines los Dres. Mesana (sin título) y Latini.
Doña Manuela M. de Cabañez Arce ejerció aquí la dirección técnica de la
farmacia “Ayacucho” desde el 21-10-1944 al 15-5-1953. En 1952 tenían
farmacia en Quines, Jovino Fernández y Severiano Rodríguez, y eran médicos
los Dres. Teófilo Jacobo y José Santos Ortiz (fundador del dispensario).

San Francisco. En 1877 con motivo de la epidemia de viruela, estuvo
actuando en San Francisco el “Dr. Salomón Stern de San Luis. Según una
carta recibida por el diario El ‘Oasis’, el Dr. Stern es infatigable en el

1 Datos de la Sra. Haydeé Funes de Arce, directora jubilada de la escuela de Candelaria, Colón 613, San
Luis, y de la Sra. Esther Mercau de Liceda, farmacéutica, Belgrano y General Paz, San Luis.
2 Datos de la Dra. María Delia Gatica de Montiveros, Avda. Pte. Il ía 78, San Luis.

cumplimiento de sus deberes y ha logrado arrancar de las garras de la muerte
a muchísimos atacados”.1
Según una carta que el mismo Stern dirige posteriormente al Ministro de
Gobierno, de 41 enfermos murieron 40 antes de su llegada. Después de su
llegada atendió 43 enfermos nuevos de los cuales ninguno murió.2
En la primera mitad del presente siglo actuaron como médicos en San
Francisco los Dres. Alejandro Dubois, Francisco Carabajal, Antonio Salvatti,
José María Acha (diplomado en España), Julio Cabal ero, Diego Gutiér ez,
Juan José Míguez Iñar a, Agustín U. Montiveros, Juan Anzulovich, Briardo
Llorente Ruiz y el Dr. Latini que también actuó en Quines.3
En 1932 se produce un brote de neumonía pestosa en “La Pampita”, lugar
cercano a San Francisco.
A consecuencia de esa peste muere el médico Dr. Juan José Míguez Iñar a
(que era paralítico y se movilizaba en sil a de ruedas) quien contrajo la
enfermedad en “La Pampita” asistiendo a los enfermos.
Quien permaneció frente a la lucha con el flagelo fue el Dr. Agustín U.
Montiveros ayudado por el Dr. Ernesto Urtubey, médico de Justo Daract que
pidió ir a San Francisco para colaborar en esa lucha.
A consecuencia de la peste murieron en San Francisco 2 personas y en “La
Pampita” 18.
A mediados de este siglo eran médicos en San Francisco, Juan Anzulovich y
Segundo Barbato, y el farmacéutico Pedro Safadi.
Desde el 15-10-1923 al 9-8-1926 fue farmacéutico aquí Don Jovino Fernández,
ejerciendo la dirección técnica de la farmacia “Ayacucho”.
En 1952 eran farmacéuticos Severiano Rodríguez y Jesús A. Tor es.



Departamento Belgrano


Nogolí.
Un viejo expediente criminal da cuenta que en 1853 en Nogolí hieren al
médico Luis Quilamari, quien había curado a Ilarión Moyano, enfermo a
consecuencia se un mate que le dieron con veneno.4
A mediados de este siglo era farmacéutico en Nogolí, Don Salustiano
González.

Vil a General Roca.
Desde 1939 y por muchos años fue médico en esa
localidad el Dr. Hanna Abdallah.
En los primeros tiempos en su calidad de médico de policía, debía atender al
vecindario de Villa General Roca, El Tala, San Antonio, Villa de la Quebrada,
Nogolí, La Calera, Santo Domingo, El Zampal, etc.

1 Diario “El oasis”, Nº 129, 17 de julio de 1877.
2 Diario “El oasis”, Nº 135, 7 de agosto de 1877.
3 Datos del Dr. Agustín U. Montiveros, Avda. Pte. Illía 78, San Luis, y José Hilario Loaiza, Pringles 710,
San Luis.
4 Archivo General de San Luis-Criminal Nº 19 – Año 1853.

Realizaba tareas de médico, dentista, traumatólogo, partero y enfermero. Fue
el primer médico que en el Departamento Belgrano vacunó contra la viruela y la
difteria.
El Dr. Abdallah llevaba su propio botiquín pero según sus referencias en los
comercios de ramos generales de la zona se vendían medicamentos diversos
como “tosantil” (jarabe para la tos de los niños), semilla de lino (para
cataplasma), purgantes (sulfato de sodio), linimento, aceite de almendras, etc.
tenían también juego de ventosas que prestaban a la gente que iba a pedirlo.1
El Dr. Hanna Abdallah se graduó de médico en Beirut (Capital del Líbano) en
1934. Falleció en la ciudad de San Luis en 1981.




Departamento Gobernador Dupuy



Arizona.
En 1907 Don Manuel Carlos Sangiovani pide y se le concede
autorización para ejercer la farmacia en el pueblo de Arizona en razón de que
ha prestado certificado de Dependiente Idóneo, y hasta tanto se establezca
otra persona con diploma de farmacéutico.2
Desde 1923 a 1930 tuvo farmacia aquí Don Ponticiano Tejerina, idóneo, natural
de León (España). Durante el período que va de 1933 fue médico en Arizona el
Dr. Elmino Tosi.3
A mediados del presente siglo eran médicos en esta localidad los doctores
José Martínez, Cosme Treub y Marita Treub.


Bagual. Desde 1919 a 1945 el idóneo en farmacia Antonio Gola tuvo la
“Farmacia Central”. Además de idóneo en farmacia, Gola era médico de
primeros auxilios. 4

Buena Esperanza. En 1952 era médico en esta localidad el Dr. Leopoldo
Luzuriaga Vivot y tenía farmacia Don José Giraudo.
Posteriormente se instalaron los Dres. José A. González, Carlos A. Sand y
Enrique David Casirola, y la farmacia de Edie César Fadón.

Fortuna. Por decreto del 5 de julio de 1911 el gobierno provincial “autoriza al
señor Andrés Pérez Díaz y Pereira para ejercer la medicina en Fortuna,
Departamento General Pedernera mientras no haya en dicha localidad médico
diplomado…”5
En 1952 eran médicos en este pueblo Moni Haimof y Gómez Fentanes.


1 Datos del Dr. Hanna Abdallah, médico, Avda. España 656, San Luis.
2 Boletín Oficial, 31 de mayo 1907, pág. 47.
3 Información de Roberto Tosi, empleado, 56 años en 1944, San Martín (S. L.).
4 Información de Don Martín Gril o, poeta, El Trapiche (S. L.).
5 Boletín Oficial, Año XI , julio de 1911, pág. 1.





Odontología



La más antigua noticia que tenemos relacionada con la odontología en la
Provincia de San Luis, data de 1884. El texto del aviso publicado en la prensa
local es el siguiente: “Arte dentario. Prótesis, cirugía e higiene de la boca. Dr.
Mn. Villaverde. Cirujano dentista de París. Miembro Honorario de la Sociedad
Odontológica de París. Con certificado de celebridades médicas de Francia y
del gobierno francés. Diploma de honor por sus aparatos patológicos y sistema
de dientes y dentadura sin olor (Patentado).
Estará en San Luis quince días. Recibirá a todas horas. Domicilio Hotel París,
frente al Parque Pringles”.1
Ya entrado el presente siglo encontramos otro aviso relacionado con esta
especialidad médica: “F. Campos. Cirujano dentista. Por quince días ofrezco
mis servicios profesionales. Coloco dentaduras artificiales de oro y cauchú.
Puentes y coronas de oro, orificaciones por sistema moderno y todo trabajo
concerniente a la profesión. Precios de acuerdo a la siguiente tarifa: Por
limpiar la dentadura $ 10.00 Id. extracción $ 3.00 Id. extracción con anestésico
$ 5.00 Id. obturación con platino o cemento $ 10.00 Ídem orificación desde
$ 20.00 Id. colocar un diente $15.00 Id. cada uno más en la misma planta de
cauchú $ 10.00 Id. trabajos en oro de puentes y coronas, dentaduras completas
y fijas y curaciones: convencional. Consultorio calle Chacabuco Nº 54 frente al
colegio Rivadavia. Horas de consulta de 8 a11 am y 1 a 5 pm.2





Veterinaria


La única noticia que tenemos con relación a esta especialidad médica en el
siglo pasado en la ciudad de San Luis, es la siguiente: “Clínica médico-
veterinaria de Rafael Reig. Se previenen, curan y palean todas las
enfermedades en los animales domésticos. Se aplican inoculaciones contra el
carbunclo (mancha, grano malo etc.). Se hacen todas las operaciones
indicadas, incluso la castración en la vaca y chancha. Colón 3 entre Avda.
España y los rieles”.3



1 Diario “El Oasis” Nº 724, 5-9-1884.
2 Diario “La Reforma” 20-4-1904.
3 Diario “La Reforma”Nº 1440, mayo 1905.

Pulperías y Almacenes


La venta de medicamentos en las pulperías y almacenes de ramos generales
de antaño, es cosa averiguada y documentada.
Así en el juicio sucesorio de Don Juan Moreno que en el siglo pasado tenía
pulpería o “esquina” en San Luis y que se encontraba ubicado a 3 cuadras al
poniente de la plaza, se hayan inventariados los siguientes artículos de botica:
-Tres botellas de purgante $ 6;
-Una botella de aceite de ricino $ 2 – 5 reales
-Tres onzas de sal de Inglaterra $ 3 reales;
En el sucesorio de Don Pedro José Corvalán que en el siglo pasado tuvo
pulpería en Santa Bárbara (hoy San Martín), se encuentran inventariados:
-1 libra 2 1/2 onzas de azufre;
-9 onzas cremol;
-2 libras 5 onzas de sal de Inglaterra;
-9 onzas de zen.1
En el sucesorio de Don Eugenio L’Huil ier, francés, que tenía negocio de
almacén, panadería, etc., en Colón 36 de la ciudad de San Luis, está
inventariado en “Botiquín” integrado por 96 artículos, número por sí mismo
demostrativo de la importancia de aquél. 2
A mediados del siglo pasado en San Francisco del Monte de Oro se vendían
medicamentos en las casas de comercio de Mauricio Orellano, Dolores Sosa
de Núñez y Mariano Car eras; en Río Seco (hoy Luján) en las casas de Pedro
Olguín, Nicolás Jofré y Juan Núñez; en Santa Bárbara en las pulperías de
Pedro Díaz, Luis Mayorga y Gabino Al ende; en Las Chacras, en la pulpería de
Don Santos Allende.
En la segunda mitad del siglo pasado en San Martín se vendían remedios en
las casas de comercio de ramos generales de Manuel Zavala, Bonifacio Feás,
y Santiago Torres.
En la década del 30 del presente siglo en la casa de ramos generales de
Bartolomé Vergés de Bel a Estancia, se vendían remedios como tónicos,
purgantes (entre ellos el “pagliano” un purgante muy fuerte), píldoras de vida,
pastilla del Dr. Andreu (para la tos), aceite verde, linimento, valeriana, etc.3
En Villa General Roca tenía botiquín la casa de comercio de Don Julián
Abrahim; en La Botija la casa de Don Marcelino Saá; en Beazley, las casas de
Don Miguel Hissa y de Don Francisco Pagano.










1 Archivo General de San Luis, “Pedro José Corvalán - Inventario” Nº 14 – Año 1849
2 Archivo General de San Luis, “Eugenio L’Huil ier- Sucesión” Nº 91 – Año 1884.
3 Datos del Sr. Bartolomé Vergés, San Martín 936, San Luis.









VILLA MERCEDES




Dr. Pedro Oden


El primer médico que tuvo Villa Mercedes fue el Dr. Pedro Oden, cirujano que
figura entre los primeros pobladores del Fuerte Constitucional.
Sobre este médico, una publicación periodística dice lo siguiente: “La epidemia:
Tenemos noticias que en Villa Mercedes hace grandes estragos la peste
viruela, a tal extremo que en menos de un mes han muerto ciento y tantas
personas”. Así textualmente se expresaba “El Porvenir” fechado el 16 de julio
de 1863 que se publicaba en San Luis y luego seguía haciendo
consideraciones que entrañaban una desconsideración para el Dr. Pedro Oden.
El periódico agregaba: “Es sin duda deplorable, este incidente, tanto más
cuanto en la Villa está el médico Dr. Pedro Oden, Cirujano de la División del
Coronel Iseas quien lo ha dejado por consideraciones a su persona, y para que
atienda con sus conocimientos médicos a la población. Las frases que siguen
son todavía más criticables”.
A raíz de esta publicación, con fecha 9 de agosto sale a luz una “solicitada”
firmada por doce vecinos muy respetables de la Villa quienes lo hacen “en vista
de una calumnia que se publicó contra nuestro médico el digno Dr. Pedro Oden
en el Nº 56 de su respetable periódico. “Añaden que la epidemia de viruela fue
horrorosa, verdad es que han muerto más de cien almas pero dejándose l evar
del abandono y antiguo método de los curanderos. En cuanto al Dr. Oden ha
asistido con puntualidad a los enfermos y los ha tratado con humanidad
brindando asistencia generosamente”.1



1 “Centenario de la ciudad de Vil a Mercedes” pág. 252, Vil a Mercedes (S. L.) 1956.



Dr. Pompeyo Mestre



“Fue uno de los primeros galenos que hubo en nuestra ciudad llegando en el
año 1888-89. Fue médico policial, municipal y médico-director del Hospital San
Roque desde 1889 hasta fines del año 1906 en que pidió permiso para retirarse
por razones de salud, falleciendo el año siguiente, es decir en 1907 en nuestra
ciudad”.
Urbano J. Núñez recuerda las peripecias que le tocó vivir a este benemérito
galeno mercedino: “…en julio de 1889 fue designado médico de policía con
treinta pesos de sueldo y la promesa de un probable aumento ‘en el próximo
presupuesto’. El buen gringo trabajó más de tres años cobrando de a puchos y
gastando en coche los pocos nacionales que el Gobierno le hacía entregar en
letras de Tesorería. Don Pompeyo atendía no solo a los enfermos de la
Jefatura Política (a cargo de Julio Betbeder) sino también la subcomisaría de la
Estación. Y las letras del gobierno eran admitidas en los negocios con veinte
por ciento de descuento…”1




Dr. Braulio Dolores Moyano



Nació en Luján (S. L.) el 26 de marzo de 1876. Cursó sus estudios secundarios
en el Colegio Nacional de San Luis y se graduó en la Universidad de Ciencias
Médicas de la ciudad de Buenos Aires. Se radicó en nuestra ciudad
dedicándose a su profesión con profundo cariño y demostró poseer cualidades
relevantes para la misma. Actuó también en política, habiendo ocupado una
banca en el H. Consejo Deliberante de nuestra ciudad. En 1906 fue nombrado
Médico director del Hospital San Roque donde se desempeñó durante 30 años,
no percibiendo nunca la retribución fijada para el cargo, la que quedaba a
beneficio de la Sociedad de Beneficencia que mantenía ese nosocomio.
Falleció en Vil a Mercedes el 24 de diciembre de 1935”.2





1 “El Diario de San Luis”, 23-9-1978.
2 “Centenario de la ciudad de Vil a Mercedes” pág. 252, Vil a Mercedes (S. L.) 1956.


Dr. Carlos Alric


“Se desempeño por varios años en Vil a Mercedes, mereciendo el
reconocimiento y aprecio de la población por sus condiciones profesionales y
las prendas morales que lo adornaban. El pueblo de la Provincia lo ungió
gobernador, desempeñado estas funciones desde el 18 de agosto de 1917
hasta el 17 de agosto de 1921. Su administración se caracterizó por la
honradez y ecuanimidad con que atendía los asuntos del Estado. Fal eció en
nuestra ciudad el 30-8-1943”.




Otros Médicos Vil amercedinos


En el siglo pasado actuaron en Villa Mercedes los doctores Eduardo A. de
Foster, Juan Bruneta, Agustín Astrié, Alejandro Keer (que era médico de
policía) y que quien el diario “El Oasis” hace este áspero comentario: “Está en
Mercedes este inteligente médico, que a ser un poco menos amigo de Baco,
pudiera prestar grandes servicios a la humanidad doliente.”
A mediados del presente siglo actuaron, en Villa Mercedes los Dres. Alberto
Mario Juricich, Avda. Mitre 783; Agustín A. Mercau, San Martín 1754; José R.
Gracia, Balcarce 244; Reynaldo L. Ojeda, Vicente Dupuy 20; Héctor Giacoli,
Avda. Mitre 660; Aurelio Perinetti, Lavalle 320; Blanca J. Funes, Junín 80;
Josefa Ricca, Avda. Mitre 783; Bernardo Di Genaro, Pedernera 420; Juan
Schinella, Tte. Gral. Uriburu 87; Eduardo S. Cadelago, Avda. Mitre 783; Enrique
S. Tallaferro, Lavalle438; Salvador Buzaglo, Pedernera 470; Guillet A. Vicens,
Pedernera 333; Fidel A. Bruera, Gral. Paz 777; Carlos A. Zavala Ortiz, Santiago
del Estero 139; Juan A. Almanza, Lavalle 471; Horacio F. Almada, Gral. Paz
307.
Digamos finalmente que en 1969 cumplió 50 años de profesión el Dr. Bernardo
Di Genaro.




Cólera

Con motivo de la existencia de cólera en Rosario, el Gobierno de San Luis
dictó un decreto con fecha 8 de noviembre de 1886 designando una Comisión
de Higiene en esta ciudad integrada por el Presidente de la Municipalidad Don
Pablo Menvielle, Don Antonio Ardiles, Gral. Leopoldo Nelson y los Sres. Juan
Bruneta y Juan Astrié, que tendría las siguientes atribuciones: Realizar visitas
domiciliarias cuántas veces lo estime conveniente para mantener el buen
estado higiénico del Municipio; inspeccionar cementerios, Hospital, Cárcel,

mercado, matadero etc. ; cuidar la limpieza de las calles y caminos de entrada
al municipio; impedir el uso de aguas malas y expendio de alimentos nocivos
para la salud; ordenar la remoción fuera del Municipio de Cualquier
establecimiento fabril, etc.




Boticas


En 1874 tenía botica en Vil a Mercedes Don Francisco Mini y en 1893 Don
Francisco Píscopo era dueño de la “Botica del Pueblo”.
En el año 1907 el Gobierno de la Provincia, por decreto el 8 de febrero acepta
una propuesta de este boticario; quien había ofrecido proveer los remedios a la
policía a razón de $ 0,50 por receta y los específicos y artículos antisépticos
con el 10% de recargo.
En octubre de 1883 Augusto Astrié “cirujano de las fuerzas de Vil a Mercedes”
pide autorización para ejercer la profesión de farmacéutico. El 30 de noviembre
de aquel año se le concede dicha autorización “con sujeción a las leyes y
ordenanzas municipales vigentes” y se ordena otorgarle el diploma
correspondiente.
En julio de 1894 se presenta Severo Echevarria y Matilla (español, natural de
San Sebastián, Provincia de Guipúzcoa) pidiendo autorización -que se le
concede- para ejercer la profesión de farmacéutico en Vil a Mercedes.
Presenta comprobantes de haber trabajado como practicante de farmacia
desde mayo de 1879 hasta diciembre de 1884 a las órdenes del Licenciado en
Farmacia Alberto Matilla y Cuellas de San Sebastián y como “hábil práctico” a
las órdenes del Licenciado en Farmacia Luis de Cañero y Miranda de la cal e
de los Reyes Nº 7, Madrid.




Farmacias


En el presente siglo ejercieron como farmacéuticos en Vil a Mercedes,
Eleodoro Zeballos propietario y director técnico de la farmacia “Laval e” desde
el 1º-4-1936 al 11-6-1964; Santiago D. Rola, propietario y director técnico de la
farmacia “Rola” desde el 15-5-1937 al 3-11-1960; Rafael Santapau, propietario
y director técnico de la farmacia “Santapau” desde el 21-12-1945 al 4-1-1955;
Pedro O.Rola, propietario y director técnico de la farmacia “Gualdoni”1º-1-1946;
Angélica P. de Cor adi quien ejerció la dirección de la farmacia “Ortiz” el 1º-7-
1946 al 16-9-1955; Miguel Roca Costa, propietario y director técnico de la
farmacia “Roca” desde el 20-9-1948 hasta 1979, año en que todavía estaba en
actividad; María Rosa Ortiz G. de Cat áneo, quien ejerció la dirección técnica
de la farmacia “Avenida” desde el 4-10-1944 al 4-11-1949.

Otras farmacias existentes en Villa Mercedes a mitad del presente siglo fueron
las de Víctor Hugo Aubert, de Laval e 446; Edith G. de Delauny, de Pedernera
401; Ofelia C. de Doucet, de Avda. Mitre 1625; Ramón Echenique, de Avda.
Mitre 1161; Enrique Ferrer, de Balcarce 699; Juan Muract, de Junín 18 y Pedro
Ortiz, de General Paz 202.




Colofón

A través de estas páginas rendimos nuestro homenaje a todos los médicos
rurales que en una permanente aparcería con el dolor y la muerte, aliviaron el
sufrimiento ajeno y ejercieron un verdadero apostolado de solidaridad en
medios pobrísimos y abandonados. Muchos de el os han muerto sin que nadie
los recuerde ahora.
Triste destino el del médico de campaña que después de años de lucha ve
agotarse su ilusión atrapado por la rutina y la mediocridad del medio ambiente.
Y más triste el de aquél os que discriminan diagnósticos y tratamientos según
la posición económica del paciente. Son los que según Jorge Orgáz piensan
que “al campo hay que ir a hacer plata, pues no es posible hacer ciencia”.
Pero frente a estas tristes distorsiones profesionales está la otra hermosa
realidad, la del médico recto y honesto que lucha con dignidad y no capitula
frente a la ignorancia y la pobreza de la gente, ni ante la indiferencia y la
desidia oficial.
Este es el médico que en la comunidad asume categoría de patriarca y tiene
idoneidad y autoridad moral para combatir las enfermedades físicas y
espirituales.
El curanderismo, el alcoholismo, la mortalidad infantil, gravitan en su ánimo
tanto como la desavenencia conyugal, el analfabetismo o el incesto.
Esos médicos son los que junto al maestro rural dan testimonio, no de un
simple compromiso profesional sino de una honda vocación de amor y
solidaridad.
Son los que prueban todos los días que la ciencia de Paracelso se niega a
entrar en la feria de los mercaderes. Los que frente al dolor levantan la
esperanza. Y los que ante la muerte mueren un poco porque en el hombre que
se apaga ven morir la luz por la que un día empeñaron el más solemne
juramento.



* * FIN **